Extremadura es la capital mundial de la Dehesa, al menos por el número de hectáreas que disfruta la comunidad autónoma, la primera en relación a las otras 4 comunidades españolas que además de la extremeña, también disponen de un buen número de territorio que puede clasificarse bajo la denominación de dehesa. “ Extremadura 2030” pretende emprender un proyecto para poner en valor todo el potencial social, cultural, medioambiental, económico de la dehesa extremeña, creando redes de dehesas singulares extremeñas tanto públicas como privadas, elaborando programas de formación en la gestión sostenible de nuestras dehesas, diseñando herramientas de certificación sostenibles de nuestras dehesas, y promocionando su uso, aprobando una ley de dehesa extremeña, y el primer catálogo público de dehesas regional entre otras muchas actuaciones.

Entre dichas acciones se encuadra una que es de justicia emprender, que no es otra que la declaración de la Dehesa como paisaje cultural de la Humanidad por parte de la Unesco.

1,3 millones de hectáreas

35%

35% del total español

Dice la Unesco a través de su convención del Patrimonio Natural que Los Paisajes Culturales son bienes culturales y representan las obras conjuntas del hombre y la naturaleza que  Ilustran la evolución de la sociedad y de los asentamientos humanos a lo largo de los años, bajo la influencia de las limitaciones y/o ventajas que presenta el entorno natural y de fuerzas sociales, económicas y culturales sucesivas, internas y externas.

No hay paisaje que se adapte mejor a esos criterios que marca la Unesco para declarar un espacio como paisaje natural de la humanidad, que nuestro hábitat extremeño por excelencia: la dehesa. España cuenta con 3, 5 millones de hectáreas de dehesa, de las cuales la mayor parte se encuentran en Extremadura, un total de cerca de 1,3millones de hectáreas, más del 35% del total español, lo que supone un 40% de nuestra superficie territorial, la segunda comunidad sería Andalucía con 946.482 un 27%, Castilla la Mancha con 751.554 (21%), Castilla León con 467759 ha ( 13%) y por ultimo Madrid con 113051 ha( 3%).

Razones y fundamentos sobrados fundamentarían tal declaración, porque la dehesa representa una obra maestra del genio creador humano, un proceso en el que el paisaje construido ofrece mayor diversidad biológica y cultural que el hábitat natural que le precede a la etapa de la laboriosidad humana sobre él. La dehesa Atestigua un intercambio de valores humanos considerable, las construcciones humanas suelen perecer si no son atendidas en el tiempo. El paisaje cultural de la dehesa es la consecuencia de la laboriosidad de sus actores directos. Este rasgo de ser producto del hacer cotidiano humano marca definitivamente el ser de la dehesa. Este no es otro que el intercambio entre reciprocidades humanas y de la  naturaleza con las personas. La dehesa Aporta un testimonio único y excepcional, sobre una tradición cultural y una civilización viva Los frescos de la lidia minoica cretense, también presente en Egipto, la arriería del transporte con  animales de carga del corcho al patio de la pela, el pastoreo de cerdos ibéricos en montanera, son prácticas únicas que testimonian, en numerosas ocasiones, actividades ya desaparecidas en otros lugares en las que estuvieron presentes acompañando la sustentación de la vida de las civilizaciones mediterráneas y centro europeas. La dehesa es un ejemplo eminentemente representativo de un tipo de paisaje que ilustra varios periodos significativos de la historia humana. La sabana africana data el comienzo de la dispersión humana por el mundo. No hay ejemplo más próximo, pero enriquecido por el saber humano, que la dehesa. Este paisaje cultural también es conocido entre los expertos de la biología de la conservación como la sabana europea. Sin duda, la dehesa representa una continuidad en la evolución humana desde el neolítico en el que aún permanecen actividades, como las razas de ganado y el pastoreo migrante (trashumancia y transterminancia).

La dehesa es un ejemplo destacado de formas tradicionales de asentamiento humano y de utilización de la tierra representativas de una cultura y de interacción del hombre con el medio, sobre todo cuando éste se ha vuelto vulnerable debido al impacto provocado por cambios irreversibles. La dehesa está directa y materialmente asociada con acontecimientos o tradiciones vivas, ideas, creencias y obras artísticas de  importancia universal . La dehesa Representa un fenómeno natural y un área de belleza natural e importancia estética excepcional. La dehesa es un ejemplo eminentemente representativos de las grandes fases de la historia de la tierra, incluido el testimonio de la vida. La dehesa es un ejemplo eminentemente representativos de procesos ecológicos y biológicos en curso en la evolución y el desarrollo de los ecosistemas terrestres y las comunidades de vegetales y animales terrestres. La dehesa contiene  hábitats naturales representativos e importantes para la conservación in situ de la diversidad biológica. Como dice Pablo Campos, Premio Nacional de Medio Ambiente y Medalla de Extremadura:

Apostar por la dehesa es apostar porque la sociedad se haga cargo de mantener con criterios de costes públicos tolerables la producción de servicios públicos demandados por la sociedad. En un Mundo influido en sus valores por las informaciones institucionales y privadas, la dehesa merece ser declarado paisaje Cultural de la Humanidad para honrar a las generaciones que la han creado, disfrute de las presentes y legado a transmitir en buen estado a las venideras. La UNESCO es sin duda una institución que su reconocimiento de la dehesa como paisaje cultural favorecería su economía cultural y con ello todos los beneficios para una región como la extremeña que tiene a la dehesa como su primer paisaje natural y cultural

PARTICIPA EN EXTREMADURA 2030

cuéntanos tu experiencia

Contacta

Participa en la Extremadura sostenible del futuro.

Not readable? Change text.