Síntesis del diagnóstico

El turismo constituye un recurso vital para la economía mundial, pero los efectos del cambio climático y la masificación de personas viajeras han comenzado a alterar las condiciones de gestión que soporta el sector, altamente sensible al clima y a la fragilidad de los recursos medioambientales.

Desde la década de los años 80 del siglo XX, los organismos internacionales y los estados asisten a la progresiva constatación por parte de la comunidad científica y académica del deterioro ambiental del planeta debido a la actividad humana. Este escenario plantea con urgencia explorar un nuevo modelo turístico sostenible.

Las iniciativas que hace una década se llevaban a cabo, en materia de actividades relacionadas con el ocio y el turismo en entornos naturales, nada tienen que ver con las opciones que hoy se barajan, ya sea por efecto de la oferta o de la demanda. Ante un escenario global e interdependiente en el que se desenvuelve la humanidad, todos los agentes involucrados en la política turística relacionada con el uso y disfrute de los recursos naturales están dando un giro en sus estrategias para evitar la saturación de destinos, la destrucción de ejes naturales, el impacto en el paisaje, la generación de residuos, la contaminación del aire, el agua o el suelo y la amenaza para la biodiversidad.

La Carta del Turismo Sostenible en el marco de la Conferencia Mundial de Turismo Sostenible (1995) introduce las  dimensiones  social  y  económica de la sostenibilidad turística. Posteriormente, se han ido sucediendo declaraciones y convenciones globales que relacionan definitivamente el para- digma de la sostenibilidad en el sector turístico como la Carta Mundial de Turismo Sostenible (2015), el Acuerdo de París sobre Cambio Climático (2016), los Objetivos de Desarrollo Sostenible (2016) o la Agenda 2030 que, con claridad, expresan un cambio necesario en las políticas, las prácticas de las empresa y el comportamiento de los consumidores para promover un sector sostenible.

En el contexto extremeño, la aportación del turismo al PIB regional se estima en el 5,60% y son 14.405 las empresas que configuran la oferta turística, siendo un sector de gran relevancia para la Comunidad Autónoma, con una evolución favorable durante el periodo 2010-2016. Pero a pesar de dicho crecimiento y la mejora continua del sector, éste debe resolver, entre otras prioridades, la relación con las actividades de naturaleza como la falta de planificación a largo plazo orientada a la especialización y mejora de la oferta y su posicionamiento; el reconocimiento de las figuras de protección del medio natural; el nivel de certificaciones reconocibles; la concienciación de la oferta sobre el beneficio de un turismo sostenible y ecológico; la normalización de las infraestructuras; la señalización; la coordinación con unidades competentes en materia deportiva y de ocio; el escaso conocimiento de la oferta turístico-deportiva entre el público no especializado, y los productos y servicios escasamente aprovechados. Un largo camino se inicia para Extremadura con el Plan Regional de Turismo 2017-2020, que deberá continuar en fases posteriores.

Objetivos operativos

  • Incrementar las principales magnitudes del sector turístico en Extremadura.
  • Desarrollar la marca que permita mejorar y difundir la imagen turística.
  • Adoptar la sostenibilidad como filosofía de gestión de los destinos y productos turísticos en sus dimensiones ambiental, económica y social, integrando herramientas de gestión sostenible y la economía verde.
  • Fomentar la calidad, la innovación y la especialización de la oferta turística.
  • Apostar por el uso de tecnologías para la información, promoción y comercialización de destinos y productos turísticos.
  • Mejorar la capacitación y empleabilidad de los y las profesionales del

Contribuir a posicionar a Extremadura como región referente en materia de accesibilidad, como apuesta por valores de universalidad y solidaridad

Descripción de la propuesta

El turismo sostenible debe formar parte de un desarrollo equilibrado entre economía y naturaleza, contemplando de forma integrada las vertientes social, económica y ambiental, pues supone un importante recurso socioeconómico con elevada generación de empleo y debe ser compatible con la conservación de los recursos naturales.

La evolución del modelo extremeño de turismo se caracteriza por su gran patrimonio natural. El 30,6% de la superficie total de la región cuenta con  algún tipo de protección ambiental, convirtiendo la riqueza y diversidad de sus espacios naturales en un referente internacional. Su conservación y aprovechamiento constituyen un activo importante y una oportunidad para la diferenciación de Extremadura como destino turístico, según recoge la RIS3 Extremadura.

Extremadura concentra la mayor reserva hídrica de España, con un 30% del agua embalsada en toda España; se considera una de las regiones europeas con mayor importancia para las aves; cuenta con más de 70.000 kilómetros de caminos públicos y tres vías verdes; alberga más de 150 variedades de orquídeas silvestres; suma 1,5 millones de hectáreas de dehesa y 183.000 hectáreas de monte; dispone de cielos inmejorables para el turismo Starlight y en materia deportiva cuenta con dos centros BTT (Bicicletas Todo Terreno) y etapas de la red europea “Eurovelo” y con los centro de referencia nacional de Actividades Físicas y Deportivas “El Anillo” y de Agroturismo y Hostelería. Además, se ha incorporado recientemente al auge del turismo Slow, que aboga por descubrir los destinos conociéndolos en profundidad, conectando con sus habitantes y estilos de vida particulares, empleando medios de transporte más respetuosos con el medio ambiente y aprovechando pequeños alojamientos donde la sostenibilidad es uno de sus valores principales.

Los recursos naturales extremeños se encuentran amparados  bajo  figuras pertenecientes a la Red de Ejes Protegidas de Extremadura. El 26,1% (314.110,89 hectáreas) del territorio extremeño se encuentra dentro de Espacios Naturales Protegidos bajo las tipologías de Parques Naturales, Reservas Naturales, Monumentos Naturales, Paisajes Protegidos, Zonas de Interés Regional (ZIR), Corredores Ecológicos y de Biodiversidad, Parques Periurbanos de Conservación y Ocio, Lugares de Interés Científico, Árboles Singulares o Corredores Ecoculturales.

En general, el turismo de naturaleza, el deportivo y el de aventura muestran la mayor relevancia y potencial de desarrollo en Extremadura. Garantizar su sostenibilidad exige compromisos como la utilización responsable de los re- cursos naturales, la consideración del impacto ambiental de las actividades, la utilización de energías limpias, la protección del patrimonio, la conservación de la integridad natural de los destinos, la calidad y la estabilidad de los puestos de trabajo creados, las repercusiones económicas locales o la calidad de la acogida, como indica la Comisión de las Comunidades Europeas (2010).

Como expresa la estrategia RIS3 Extremadura, hay un creciente interés en el contacto con el medio natural y con ambientes rurales asociados a la vida saludable, a la calidad de vida y a lugares apenas influenciados por los modos de vida urbanos. En este nicho se enmarcan las actuaciones del Plan de Turismo de Extremadura 2017-2020.

  • En materia de estrategia turística, se proponen acciones sostenibles con medidas y actuaciones que garanticen la explotación turística del entorno sin comprometer sus características y necesidades futuras mediante el desarrollo de un modelo sostenible social, económico y ambiental.
  • En relación con la gobernanza turística regional, las actuaciones se orientan al fomento del diseño de destinos responsables que compatibilicen el turismo con el desarrollo de las poblaciones locales y la protección de los recursos naturales y culturales.

En relación con la promoción del destino en Extremadura, que implica el aprovechamiento de los recursos, se propone la promoción de pautas de turismo responsable para el aprovechamiento y el uso sostenible de los recursos.

  • En cuanto al reto de avanzar en el desarrollo empresarial y la innovación mediante el impulso a la eficiencia energética en la oferta turística, se proponen acciones que conciencien e incentiven la adquisición de actitudes y equipos respetuosos con el medio
  • En materia de certificaciones y reconocimientos de productos, servicios y destinos, se propone el desarrollo de herramientas de gestión sostenible, como respuesta a una demanda creciente de establecimientos y destinos

Agentes implicados

La Junta de Extremadura expresa la necesidad de afrontar una nueva gobernanza turística bajo los principios de cooperación, corresponsabilidad, transversalidad y participación, enunciando su disposición a renunciar a su función de dirección tradicional para asumir su papel como orientadora y coordinadora de las políticas de turismo y ocio sostenible en colaboración con los agentes del sector. La idea básica que subyace es la de que resulta imprescindible aumentar el grado de cooperación y profundizar en las relaciones de interacción entre actores para poder enfrentar los retos que supone aumentar la las capacidades de un destino natural o sector en un entorno, donde el respeto a los principios del desarrollo sostenible son un reto sustancial.

Los pilares del nuevo modelo de gestión turística se sustentan en:

  • La ciudadanía, que debe implicarse directamente en el respeto al patrimonio y en la transferencia del
  • Las administraciones públicas, regionales y locales, que deberán gestionar el modelo de sostenibilidad turística e impulsar el sistema de gobernanza.
  • El sector profesional, que debe dar respuesta productiva a las emergentes demandas de respeto y cuidado del medio ambiente programando actividades y ofertando servicios que fomenten los valores locales de sostenibilidad.
  • Los investigadores y la academia en general, que pueden aportar un valioso conocimiento al desarrollo y gestión sostenible de los recursos, promoviendo la transferencia de

Algunos ejemplos de actuaciones concretas 2017-2020

  • Primer plan de promoción turística de Extremadura, que incluirá el turismo verde como una de sus prioridades.
  • Proyecto para la construcción de vías verdes dedicadas a la promoción del turismo de naturaleza.
  • Creación de una Red extremeña de zonas de baños.
  • Creación de una Red de miradores de Extremadura.
  • Promoción y difusión del Cicloturismo, BTT y el senderismo como prácticas deportivas ligadas a la naturaleza.
  • Creación del proyecto de carreteras turísticas escénicas.
  • Subvenciones para el fomento de la calidad en el sector turístico de Extremadura. Mejora energética y medioambiental de las empresas turísticas extremeñas.
  • Impulso al festival de las Aves que se desarrolla en la ciudad de Cáceres.
  • Impulso al festival de las Grullas que se desarrolla en la localidad de Navalvillar de Pela.
  • Impulso a la Feria Internacional del Turismo ornitológico (FIO) que se realiza cada año en Monfragüe.
  • Proyecto Organización del Festival de Geoturismo en el Geoparque de Villuercas, Ibores, Jara.
  • Desarrollo de producto turístico en ZEPAS urbanas por presencia del cernícalo primilla.
    • Proyecto turístico de cooperación transfronteriza Tajo Proyecto REDTI
    • Proyecto turístico de cooperación transfronteriza Rutas y desarrollo cultural del lago Alqueva.
    • Circuito Deporte y
    • Centro Internacional de Innovación Deportiva en el medio natural “El Anillo”.
    • EUROACE
    • Apoyo a actividades públicas de especial interés para
    • Inversiones en creación, mejora en actividades cinegéticas, piscícolas complementando oferta recreativa existente en zonas
    • Inversiones uso público en infraestructuras recreativas, valorizar recursos cinegéticos, piscícolas e información turística.
    • Reserva
    • Proyecto europeo Tajo
    • Proyecto Extremadura Open
    • Estrategia de la
    • Proyecto Europeo: Alqueva RDC-LA2020.

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

  • ž La I+D+i verde y circular

    ž La bioeconomía y las tecnologías aplicadas

    La ciencia, la tecnología y la innovación, eje IV de la Estrategia EXTREMA- DURA 2030, generan un impacto positivo en la economía verde y circular del territorio, siendo fundamentales en este metabolismo regional la I+D+i verde y circular [línea 13] y la bioeconomía y las tecnologías aplicadas [línea 15].

    La ciencia, la tecnología y la innovación son fundamentales para el desarrollo eficiente de la estrategia de transición a una economía verde y circular  en el horizonte de EXTREMADURA 2030. Representan, por una parte, un fuerte estímulo para la modernización de las capacidades regionales que pueden propiciar la mejora de la productividad, el crecimiento económico y el empleo en el marco de la RIS3. Al tiempo, promueven la inclusión social, el bienestar y la sostenibilidad ambiental del territorio regional en un contexto de compromiso, con la creación de infraestructuras resilientes y el fomento de la innovación (ODS9) y el consumo y la producción sostenibles (ODS12), aunque su desarrollo es transversal para alcanzar los 17 Objetivos de De- sarrollo Sostenible impulsados por Naciones Unidas. Crean, en suma, valor añadido al modelo de energía sostenible, a la gestión del agua, al suelo, los residuos y a todo el entramado de sectores productivos y territoriales de la región, contribuyendo a propiciar empleo y bienestar a la ciudadanía extremeña.

    La transición hacia sistemas de producción innovadores en todos los sectores de la nueva economía es fundamental para el logro de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, toda vez que los métodos de producción actual implican elevados costos para el medio ambiente, a la vista de las proyecciones de crecimiento demográfico y el estrés al que se encuentran sometidos los recursos. La transmisión de conocimientos entre disciplinas científicas y actividades técnicas puede verse potenciada considerablemente, gracias a nuevas tecnologías aplicadas al desarrollo de los sectores productivos más avanzados en la región. Las disciplinas convergen, se desarrollan otras nuevas y la fecundación cruzada y la colaboración resultan más creativas e innovadoras.

    Este escenario de colaboración facilita la generación de nuevos conocimientos, productos y servicios, así como procesos sociales, económicos, tecnológicos y de gobernanza:

    • Las actuaciones en I+D+i, recogidas en el VI Plan Regional 2017-2020, expresan su clara orientación a los sectores agroalimentario, energético, de la salud, turístico y de las tecnologías, enmarcados en el modelo de economía verde y circular que desarrolla la Estrategia EXTREMA- DURA 2030.
      • La bioeconomía, que parte de los recursos biológicos del territorio, utiliza todo el potencial de la investigación, la innovación y la aplicación de tecnologías avanzadas para poner en valor sectores tradicionales de la economía
      • Las tecnologías aplicadas encierran un potencial disruptivo muy elevado, debido a sus posibilidades de combinaciones innovadoras entre sí en todos los campos del conocimiento, incluida la bioeconomía. Des- empeñan un papel fundamental como nexo y, de hecho, son la principal causa de la reciente evolución de este sector y de la irrupción de nuevas posibilidades para resolver los problemas en aquellas esferas que sus- citan preocupación contempladas en los ODS: desde brindar mejores oportunidades de empleo, en particular a las mujeres y la juventud, a la mejora de la eficiencia energética y la promoción de modalidades de producción y consumo sostenibles muy vinculadas a la bioeconomía y al medio

      Los planes de acción en Ciencia, tecnología e innovación tienen en cuenta las resoluciones de la Asamblea de Extremadura sobre Economía Circular y, en general, la elaboración de la Estrategia EXTREMADURA 2030.

Contacta

Participa en la Extremadura sostenible del futuro.

Not readable? Change text. captcha txt