Síntesis del diagnóstico

Estamos asistiendo a una modificación de las condiciones que rodean la producción, asociadas al cambio climático y que afectan a las temperaturas, la pluviometría, los fenómenos extremos y la calidad del agua, del suelo y del aire. Son retos globales que exigen el uso correcto de los recursos para mantener las capacidades y potencialidades de los sistemas productivos (tierra, agua, emisiones, biodiversidad, ecosistemas) y poder suministrar los alimentos necesarios a más de ocho mil millones de habitantes del planeta.

La bioeconomía y determinadas tecnologías innovadoras, aplicadas a los sectores productivos de origen biológico, se conciben como un instrumento que puede contribuir a la mitigación del cambio climático y a una nutrición saludable basada en la producción de más alimentos a la vez que se reduce el desperdicio alimentario. En este sentido, los avances que se están produciendo en el ámbito de las ciencias agrarias, alimentarias, la biotecnología y la química, y los que seguirán incorporándose en los próximos años con el soporte tecnológico e innovador de otros ejes como la ingeniería, la organización, las TIC o la logística, pueden mejorar la capacidad de los sectores productivos de Extremadura.

El 40,31% de las prioridades científico-tecnológicas activas en el Sistema Extremeño de Ciencia y Tecnología (SECTI) están relacionadas con actividades de bioeconomía y tecnologías, observándose una preponderancia de los dominios científico-tecnológicos identificados en la Estrategia RIS3 de Extremadura: “Química, Bioquímica y Biotecnología” y “Agronomía y Ganadería, Biología y Ecología”, que concentran el 67,3% de las prioridades cien- tíficas y tecnológicas relacionadas con este ámbito.

Objetivos operativos

Durante la construcción de la estrategia, a partir del diálogo social, se definen los principales objetivos para el desarrollo de la bioeconomía regional, que permitan alcanzar una mayor competitividad de nuestro tejido productivo desde la generación de conocimiento y desarrollos científicos y tecnológicos.

Del mismo modo, tras un análisis DAFO del ecosistema de bioeconomía extremeña, se establecerán las medidas para su desarrollo, se habilitarán los recursos disponibles y necesarios para su ejecución y se aplicará la evaluación de su impacto en la economía regional.

Tomando como referencia las estrategias europea y española de Bioeconomía, la extremeña priorizará mantener ésta como una parte esencial de nuestra actividad económica regional, adaptando a sus singularidades económicas y territoriales determinados objetivos hasta convertirlos en operativos:

  • Mejorar la competencia e internacionalización de las empresas que trabajan en el ámbito de los recursos de origen biológico.
  • Contribuir a alcanzar todo el potencial de desarrollo de la bioeconomía en el horizonte de
  • Impulsar la colaboración entre agentes de la cuádruple hélice.
  • Promover la interacción del sistema de ciencia y tecnología regional con el nacional y
  • Facilitar y potenciar la creación de conocimiento científico y su aplicación aprovechando el VI Plan de I+D+i.
  • Facilitar el análisis transversal de la problemática de los sectores liga- dos a la bioeconomía.
  • Integrar las herramientas de apoyo a la generación de
  • Desarrollar y generar herramientas de capacitación.
  • Facilitar el conocimiento, el diálogo y la difusión
  • Promover el desarrollo económico en el medio rural y la diversificación de las actividades productivas y/o la creación de nuevos mercados que permitan la revalorización y uso de los recursos de origen biológico.

Desarrollo de la propuesta

La bioeconomía se presenta como un conjunto de actividades económicas que utiliza como elementos fundamentales los recursos de origen biológico para producir alimentos y energía de soporte para el conjunto del sistema económico. Estas actividades, al ligarse estrechamente a la economía verde y circular, llevan aparejadas el desarrollo de los entornos rurales en las que los sectores agroalimentario y forestal tienen un papel fundamental.

La Unión Europea publicó su Estrategia de Bioeconomía en 2012 y España ha diseñado su propia Estrategia 2016-2030, con el fin de facilitar el desarrollo de la bioeconomía sostenible y tecnologías asociadas en España con el horizonte puesto en el año 2030, manteniendo la producción de alimentos y, a la vez, desarrollando y posicionando en el mercado una amplia gama de productos de alto valor añadido a partir de materias primas de origen renovable.

La Comunidad de Extremadura manifiesta y asume un elevado compromiso para concertar un modelo económico sostenible con los retos internacionales para la remisión de los efectos del cambio climático y el desafío de alcanzar una alimentación saludable expresado en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS2) “Hambre, seguridad alimentaria, mejora de la nutrición y

agricultura sostenible”, a la par que se compromete con el impulso al crecimiento socioeconómico de la región.

Implicada en los objetivos de las estrategias europea y española de bioeco- nomía para el desarrollo de sistemas económicos sostenibles en el marco de la Estrategia EXTREMADURA 2030, durante el año 2017 se inició el dise- ño de una Estrategia Extremeña de Bioeconomía que, recogiendo la singu- laridad social, territorial y estructural de nuestra región, deberá optimizar su desarrollo agroalimentario, forestal, biotecnológico y energético en base a la generación de conocimiento de su sistema de ciencia, tecnología e inno- vación desarrollado por sus agentes de investigación y su tejido productivo.

La estrategia estará fundamentada y fortalecerá la RIS3 de Extremadura, con el fin de promover un crecimiento inteligente, sostenible e integrador en la región a través de la priorización en torno a sus activos, retos, ventajas competitivas y el potencial de excelencia que tiene Extremadura respecto a otras regiones europeas. Singularmente, las relacionadas con la gestión sostenible de los recursos naturales y la protección del medioambiente, mediante un modelo económico bajo en carbono y la aplicación de las tec-nologías para la calidad de vida, que transformen las características geodemográficas de la región en fuentes de oportunidad.

La estrategia extremeña de Bioeconomía ha de establecer las grandes lí- neas de actuación a desarrollar en los sectores tradicionales de nuestra economía a partir de objetivos enunciados y consensuados con los agentes regionales, así como servir de impulso para el desarrollo de una nueva ar- quitectura empresarial que surja de los retos socioeconómicos de la propia estrategia.

El ámbito de actuación estará conformado por todas las actividades que puedan contribuir al desarrollo económico y que utilicen recursos de origen biológico para la generación de alimentos, productos forestales, bioproductos y bioenergía de manera eficiente, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

  • Será objeto de principal atención el sector agroalimentario, que estará integrado por las actividades de producción primaria de la agricultura y la ganadería y las actividades de elaboración y transformación que con- tribuyan a incrementar la eficiencia y la competitividad del conjunto del sistema productivo.
  • En el sector forestal, tendrán especial relevancia en la estrategia las ac- tividades destinadas a la gestión sostenible de los recursos forestales que contribuyan al equilibrio entre la producción de biomasa y la pre- servación de la biodiversidad.
  • El sector biotecnológico situará a la bioeconomía en el ámbito de la economía circular, mediante el incremento de recursos renovables procedentes de residuos, subproductos y derivados de los sectores agroalimentario y forestal, que serán transformados con el desarrollo de bioprocesos en bioproductos de alto valor añadido, incidiendo tanto en sectores tradicionales como en nuevos sectores que puedan desa- rrollarse, como el biotecnológico, la bioenergía, los biomateriales o la biomedicina.
  • El sector de la energía, mediante los procesos de producción y transfor- mación de la biomasa, deberá contribuir a sustituir de forma progresiva la dependencia regional de los combustibles fósiles, especialmente del petróleo, mediante la utilización de biomasa renovable, contribuyendo de forma ostensible a la baja de emisiones de efecto invernadero.
  • En el sector de las tecnologías aplicadas, se impulsará la generación y transmisión del conocimiento, la creación de nuevas oportunidades de productos y servicios, la conectividad en la transferencia y aceleración y análisis de las potencialidades de la tecnología.

Agentes implicados

La elaboración de esta nueva estrategia que define la línea de bioeconomía  y tecnologías aplicadas se realiza en base al diálogo social, en el marco de un proceso participativo que implicará a los diferentes órganos de la admi- nistración regional, la Universidad de Extremadura, los Centros Tecnológicos y de Investigación, sectores y organizaciones empresariales y sociales. Para su elaboración y redacción deberán ser consideradas las opiniones de investigadores/as y personas expertas en materia de agricultura, industria, tecnología y medio ambiente, así como representantes del sector agrario, ganadero, forestal, agroalimentario, tecnológico, industrial y energético, organizaciones de consumidores y ambientalistas que puedan contribuir a un marco estratégico y ámbito de actuación acordes a la singularidad de la región.

La Estrategia Extremeña de Bioeconomía será diseñada con la clara voluntad de promover la cooperación en todos los ámbitos y en un marco amplio, posibilitando la integración de las diferentes estrategias territoriales o locales, facilitando la coordinación y promoviendo el desarrollo de la bioeconomía tanto desde la perspectiva económica como social.

Algunos ejemplos de actuaciones concretas 2017-2020

  • Impulso y desarrollo del Centro Demostrador TIC Agroalimentario de Extremadura (CDTICA).
  • Proyecto de comercio electrónico y TIC en las empresas de la Comuni- dad Autónoma de Extremadura.
  • Proyecto Agrosmartcoop.
  • START UP Extremadura.
  • Bioincubadora.
  • Incubadora de Alta Tecnología en economía circular y bioeconomía.

MUNICIPIOS Y TERRITORIOS SOSTENIBLES

ž El papel de los municipios en una economía verde y circular.

ž El desarrollo rural sostenible.

ž La ordenación territorial, el urbanismo sostenible y la construcción verde.

El eje V de la Estrategia EXTREMADURA 2030 integra las líneas relaciona- das con el territorio, desde una cuádruple perspectiva: por una parte, sobre el papel que la Junta de Extremadura otorga a los municipios en la economía verde y la economía circular [línea 15] y, en concreto, al mundo rural extremeño, que desde los años 90 del siglo XX lucha contra la despoblación y transita hacia un modelo de desarrollo caracterizado por la sostenibilidad [línea 16]; por otra parte, la estrategia justifica que la ordenación de este territorio equilibre el espacio geográfico –rural-urbano– [línea 17] y que las políticas públicas deban poner el acento tanto en las infraestructuras de transporte sostenible como en la gestión de la movilidad [línea 18].

Extremadura afronta el reto de la transición de una economía lineal a otra circular, baja en carbono y respetuosa con la conservación del patrimonio medioambiental y los recursos que atesora. Y lo hace desde la implicación de todos los municipios y las comunidades humanas que en la región apues- tan por un modelo de desarrollo sostenible, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en especial el ODS11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. Las ciudades y los pueblos de Extremadura encuentran en la Declaración de Sevilla de 2017 sobre Economía Circular los principios básicos para la implantación de un modelo de desarrollo local sostenible, verde y circular desde el ámbito municipal.

Son, entre otros, el uso eficiente de otros recursos, la colaboración público-privada, la gestión integral, la proximidad, la subsidiaridad o la mejora permanente a través de la innovación.

Las características rurales de la Comunidad Autónoma de Extremadura son propicias para consolidar un modelo de desarrollo de escala más humana y ambiental, que se viene abriendo paso desde hace más de 25 años.

En este paradigma de desarrollo rural se incrementa el arraigo al entorno local, aumenta la diversidad creativa, se promueven prácticas respetuosas con el medio ambiente, se coopera para avanzar hacia el bien común, se introducen tecnologías apropiadas y de escala humana, se reflexiona sobre el poder de transformación de lo local en relación con lo global, se defiende y practica la autonomía personal y colectiva, etc.

Las experiencias de los últimos lustros, lideradas por la metodología LEA- DER, transitan hacia un desarrollo territorial, integrado y sostenible, en el medio rural extremeño. Así lo demuestran las experiencias de los Grupos de Acción Local y sus Estrategias de Desarrollo Local Participativo (EDLP 2014-2020) en las 24 comarcas rurales de Extremadura.

El hecho de que la población de Extremadura se encuentre muy dispersa en el territorio, con muchos municipios pequeños y en torno a sus 24 comarcas rurales, obliga a una ordenación territorial que valore la ruralidad, contribuya a combatir la despoblación y aproxime a las extremeñas y los extremeños los servicios a los que tienen derecho, en condiciones de igualdad para toda la ciudadanía.

Además de una ordenación del territorio rural-urbano coherente con una estrategia de economía verde y economía circular, Extremadura plantea en este marco un modelo de urbanismo sostenible y de construcción verde. De cómo se construyan nuestras ciudades e infraestructuras dependerá en gran parte la capacidad de éxito y la lucha frente al cambio climático.

La incorporación de iniciativas sobre sostenibilidad urbanística, así como la rehabilitación integral y modernización energética de edificios y viviendas, contribuyen a ofrecer técnicas eficientes, saludables e inteligentes.

El acento de las políticas públicas, junto a la ordenación del territorio, se pone tanto en las infraestructuras de transporte como en la gestión de la movilidad. Una ordenación acorde de los servicios sanitarios, educativos y sociales, y una red de carreteras que permita con seguridad y comodidad prestar éstos, así como conectar con otros medios de transporte, resultan imprescindibles para Extremadura, al igual que unos servicios de ferrocarril modernos, seguros y de calidad que garanticen también la conectividad con otros medios de transporte.

Líneas y actuaciones del eje V Municipios y territorios sostenibles están presentes en resoluciones de la Asamblea de Extremadura aprobadas con motivo del debate monográfico sobre la Estrategia Verde Ciudadana EXTREMADURA 2030 (abril de 2017).

Contacta

Participa en la Extremadura sostenible del futuro.

Not readable? Change text. captcha txt