Síntesis del diagnóstico

En el entorno económico actual, la internacionalización como estrategia se revela como una herramienta fundamental para Extremadura. Aunque las exportaciones representen el 10% del PIB regional, el potencial de creci­miento es aún enorme para favorecer el incremento de la riqueza generada en Extremadura y del empleo asociado a la misma.

El grado de apertura de la economía extremeña, definido como la suma de las exportaciones e importaciones de mercancías en relación con el PIB, se sitúa en 2016 en el 15,5%, muy por debajo de la media española (47,4%). El comercio exterior extremeño presentó en 2016 un superávit por importe de 610,1 millones de euros, con lo que la tasa de cobertura se situó en el 156,9%, un nivel muy superior al de España (93,1%). A pesar de ello la parti­cipación de Extremadura en el total del comercio exterior de España es muy reducida, tanto en exportaciones (0,66% del total) como en importaciones (0,39%). En 2016, según el Instituto Español de Comercio Exterior, el núme­ro total de empresas exportadoras en la región ascendió a 1.643. Las em­presas exportadoras representan el 2,5% del total del parque empresarial de la región y el 1,1% del total de empresas exportadoras nacionales.

La inversión extranjera productiva alcanzó en Extremadura en 2016 los 62.130 miles de euros, de acuerdo con los datos del Registro de Inversio­nes Exteriores del Ministerio de Economía y Competitividad. La evolución de esta magnitud se mantuvo en niveles muy escasos en el periodo 2006- 2008. A partir de 2009 inicia un cuatrienio de expansión contenida que se detiene en 2013. En 2014 experimenta un repunte inusual derivado de una operación de capitalización puntual y en el último periodo muestra un ligero crecimiento. Extremadura demuestra tener clara la necesidad de abrirse al mundo del que forma parte en una economía global abierta, verde y circular.

Objetivos operativos

La línea persigue profundizar las relaciones internacionales, el intercambio y la cooperación al desarrollo, institucional y empresarial con Portugal y con territorios alineados con el desarrollo sostenible, planteando estos objeti­vos operativos:

  • Difundir fuera de nuestras fronteras el potencial y la estrategia de Ex­tremadura en economía verde y circular, incluida la participación en fo­ros y redes europeos e internacionales.
  • Desarrollar acciones comerciales, de promoción internacional y de captación de inversiones en torno a los sectores de la economía verde y de productos clave de Extremadura.
  • Contribuir desde la economía verde y economía circular en Extrema­dura a fomentar la cultura de cooperación internacional al desarrollo.

 

Descripción de la propuesta

La internacionalización es una prioridad para el futuro de Extremadura, que demanda de los poderes públicos una política de consenso para contribuir al crecimiento económico, un instrumento vital de mejora de la competiti­vidad empresarial y un pilar del nuevo modelo de crecimiento más abierto, sólido y sostenible.

Por ello, en el entorno económico actual, la internacionalización como estra­tegia es clave para mejorar la competitividad de economías como la extre­meña, para asegurar la estabilidad y el crecimiento de nuestras empresas y para fomentar y favorecer el crecimiento del tejido productivo y del empleo, mediante la expansión de productos, servicios y centros de producción en los mercados internacionales.

La Estrategia de Especialización Inteligente de Extremadura RIS3 incide en la importancia de la internacionalización como garantía de la dimensión abierta que caracteriza a dicha estrategia. La Estrategia de Acción Exterior de Extremadura, elaborada de forma coordinada con el Plan estratégico de internacionalización de la economía extremeña (2017-2020), dedica uno de sus ejes a “Promover la internacionalización de la economía y la sociedad”. De forma paralela se pretende reforzar la especial relación que Extremadu­ra mantiene con el vecino Portugal, nuestro principal cliente y proveedor, a través del renovado Plan Portugal.

El objetivo de orientar las políticas regionales de competitividad hacia la in­ternacionalización tiene encaje en el impulso que desde Extremadura se da al desarrollo de la estrategia de economía verde y economía circular.

El objetivo de orientar las políticas regionales de competitividad hacia la in­ternacionalización se alinea en Extremadura con la búsqueda de un modelo productivo definido por las políticas y planteamientos sobre desarrollo sos­tenible, biodiversidad y economía circular de instituciones como la ONU o la Unión Europea.

El fomento de la mejora de los instrumentos de competitividad se enfoca hacia el salto al exterior de las pymes extremeñas, dado que el proceso de internacionalización va a exigirles más esfuerzos de adaptación a unos re­quisitos más duros y va a reforzar su capacidad competitiva, tanto en los mercados foráneos como en los locales. La tendencia consolidada hacia servicios y producciones sostenibles, con beneficios medioambientales y con una generación mínima de residuos, supone en la actualidad un ele­mento de competitividad y una oportunidad de diferenciación y crecimiento para los servicios y productos extremeños en los mercados exteriores, que los demandan de forma creciente, además de un elemento necesario para cumplir con una reglamentación cada vez más exigente.

La especialización productiva de Extremadura, así como la necesidad de procurar una mayor eficiencia en el aprovechamiento de los recursos pú­blicos en materia de fomento de la internacionalización, recomiendan esta­ blecer una prelación en las actuaciones respecto de los mercados exterio­res, tanto emergentes como maduros, en los que las empresas extremeñas tienen un amplio margen para consolidar su presencia. Serán objetivo pre­ferente de las acciones: Portugal, Alemania, Francia, China, México, Cuba y Costa Rica, entre otros países.

Un modelo de desarrollo sostenible permite ahondar, con estos y otros paí­ses, las relaciones internacionales, el intercambio y la cooperación institu­cional y empresarial, al tiempo que se difunde fuera de nuestras fronteras el modelo de Extremadura en economía verde y economía circular.

El desarrollo de acciones comerciales, de promoción internacional y de cap­tación de inversiones, por medio de una Unidad de Atracción de Inversiones y otras medidas, tendrá en cuenta los sectores de la economía verde y la producción verde extremeña, contribuyendo también a fomentar la cultura de Cooperación Internacional al Desarrollo desde Extremadura.

Agentes implicados

La Comisión Extremeña de Internacionalización es el órgano consulti­vo orientado a apoyar el posicionamiento internacional de Extremadura y como herramienta evaluadora de las actuaciones que comprende el Plan estratégico. En ella están representados la Junta de Extremadura y las or­ganizaciones empresariales (CREEX) y sindicales (UGT y CC.OO.) más re­presentativas.

En el plano de la cooperación al desarrollo, la responsabilidad recae en la Agencia Extremeña de Cooperación al Desarrollo (AEXCID) y en los dos centenares de entidades inscritas en el Registro de Organizaciones No Gu­bernamentales de Desarrollo de la Comunidad Autónoma de Extremadura (ONGDS) con sus correspondientes órganos de participación.

Algunos ejemplos de actuaciones concretas 2017-2020

  • Creación de una red internacional de regiones o comunidades que apuesten por la economía verde y circular para su desarrollo sosteni­ble.
  • Proyecto de cooperación transfronteriza para la reali­zación de planes de acción en materia de contaminación acústica y por ozono para la mejora de los entornos.
  • Acciones comerciales del sector agroalimentario y ecológico.
  • Acciones de promoción internacional de las marcas Alimentos de Ex­tremadura y Organics Extremadura.
  • Resumen de proyectos transfronterizos (España-Portugal).
  • Cooperación empresarial de carácter transfronterizo en torno a secto­res de la economía verde.
  • Plan para la captación de proyectos de inversión privada en Extrema­dura, en materia de economía verde y economía circular.
  • Plan de formación de nuevos profesionales en comercio exterior (FOR­MACOEX 2017).
  • Economía verde y circular en la educación para el desarrollo de Extre­madura.
  • Herramientas educativas de capacitación verde extremeña.
  • Incorporar la economía verde y circular a los planes regionales de ac­tuación de cooperación al desarrollo.
  • Proyectos de cooperación al desarrollo y cambio climático.
  • Difusión de la economía verde y circular en los países destinatarios de la cooperación extremeña.
  • Plan Estratégico de Internacionalización de la economía extremeña 2017/2020 (Plan Xporta).
  • ONGDS y la Economía verde y circular.

CIUDADANÍA

  • Alimentación saludable, consumo verde responsable
  • Educación, cultura verde y sensibilización ambiental
  • Participación ciudadana

 

La Ciudadanía como eje VII de la Estrategia EXTREMADURA 2030 atraviesa transversalmente las líneas de consumo, educación y cultura y participación ciudadana, así como el resto de líneas de esta estrategia. La finalidad de un consumo responsable, consciente, reflexivo, solidario, verde, inteligente y sostenible de los bienes y servicios [línea 22] implica a la totalidad de ciuda­danas y ciudadanos extremeños; acciones de concienciación y sensibiliza­ción, motivación y capacitación del conjunto de la sociedad extremeña [línea 23] son imprescindibles para que la gobernanza multinivel y la participación ciudadana generen procesos sociales y económicos de transformación del modelo de desarrollo regional [línea 24].

La alimentación saludable y el consumo responsable (ODS12) son sectores de la economía verde que contribuyen a producir bajas emisiones de carbo­no, usar los recursos eficientemente y ser socialmente incluyentes. Así, ga­rantizar la salud y una alimentación natural debe ser una obligación ética (li­gada al ODS2. Hambre cero). Para el ejercicio de este derecho y del derecho a la salud (ODS3) es preciso avanzar en la toma conciencia de la ciudadanía, facilitando además la adopción de hábitos de consumo responsable. La res­ponsabilidad social y ambiental se ha de extender entre el sector público de manera ejemplarizante, pero también entre el sector privado, de modo que ambos contribuyan a un ecosistema alimentario y de consumo saludable, verde y colaborativo. En él, comunidades locales y movimientos como Slow Food se implican en la consecución de una mayor sostenibilidad en todos los territorios, a lo cual contribuye desde 2002 en Extremadura la Red de Ciudades Saludables y Sostenibles.

La promoción de la economía verde y economía circular se asienta en Ex­tremadura en los pilares de la educación y la cultura (ODS4), que junto a la participación ciudadana constituyen los fundamentos para la construcción de un modelo regional de desarrollo sostenible. Para el desarrollo de una estrategia de economía verde y circular no basta con medidas de difusión, divulgación y formación alrededor del cambio climático. Es preciso, además, ampliar este horizonte, multiplicando las iniciativas, los soportes y la impli­cación voluntaria, capaz y comprometida de la ciudadanía extremeña. Poner los recursos y las oportunidades de la economía verde y economía circular al alcance de toda la sociedad de Extremadura, atendiendo a su singularidad y su diversidad, es un objetivo central que contribuye, además, a valorar el pa­trimonio medioambiental y cultural que justifica acometer en la región una estrategia de esta naturaleza.

La línea estratégica de participación ciudadana atraviesa, asentada en los principios de transversalidad e interseccionalidad, toda la Estrategia EXTRE­MADURA 2030. La participación ciudadana es entendida en la estrategia de desarrollo, según lo describe también el Ecosistema Regional de Emprendi­miento e Innovación Territorial (Ecosistema 2030), como un componente básico de la gobernanza multinivel. La estrategia para el desarrollo de una Extremadura basada en la economía verde y economía circular, así como la formulación de contenidos transversales de un proceso de participación ciudadana en torno a ella, buscan conectar y declarar los intereses y objeti­vos de la ciudadanía con los grandes retos a nivel mundial, como son los Ob­jetivos de Desarrollo del Milenio (Naciones Unidas 2015, replanteados en los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible y Agenda post-2015), en particular los ODS 5, 11, 16, 17 y otros.

El debate monográfico de la Asamblea de Extremadura sobre la Estrategia Verde Ciudadana EXTREMADURA 2030 (Boletín Oficial de la Asamblea de Extremadura número 438, de 18 de abril de 2017) plasma los contenidos del eje VII Ciudadanía y del conjunto de la Estrategia de economía verde y circu­lar en las resoluciones aprobadas por el Pleno de la Cámara sobre Economía Circular y, en general, sobre la elaboración de Estrategia EXTREMADURA 2030.

EXTREMADURA 2030 –autenticidad, confianza, calidad– también hace una apuesta irrenunciable por procesos de dinamización social y participación ciudadana. Siguiendo el modelo de cuádruple hélice, se integra al sector pú­blico, a la ciudadanía y sus organizaciones, al sector empresarial y al sector del conocimiento. Se ha de motivar, capacitar y facilitar la participación a la totalidad de agentes y a las vecinas y los vecinos, en especial mujeres, jó­venes, mayores, personas con diversidad funcional y colectivos que sufren discriminación. El desarrollo de la gobernanza participativa facilitará, en con­clusión, la implicación activa y sostenida de agentes en las dinámicas de de­sarrollo regional y local, promoviendo la corresponsabilidad en los distintos niveles, áreas y sectores, y construyendo la estrategia de economía verde y economía circular de forma eficiente, participativa y consensuada.

Contacta

Participa en la Extremadura sostenible del futuro.

Not readable? Change text. captcha txt