La economía circular, tendencias y potencial para Extremadura

economia-circular
L

a economía circular configura el ADN de la economía verde, en cuanto transforma los patrones productivos lineales de la economía industrial en procesos circulares, tomando como modelo a la naturaleza. Por tanto, la economía verde se define por los procesos de producción circular. La base de la economía verde es la economía circular. Por tanto, la economía verde que propugna Extremadura 2030 descansa sobre un modelo de producción circular de productos y/o servicios.

El objetivo es la producción de bienes y servicios al tiempo que reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía. Se basa en el principio de cerrar el ciclo de vida de la producción, frente a la economía lineal.

Todo proceso de producción de bienes y servicios tiene un coste ambiental, ya que supone el consumo de recursos naturales y tiene que ser cuantificado y programado para que sus componentes puedan ser reutilizados.

El modelo productivo de la economía circular propicia la utilización y  optimización de materiales y residuos para una segunda vida.

En esa lógica, los productos y servicios han de ser programados para su reutilización (ecodiseño) en todos sus componentes. De esta manera, los residuos pasan a ser materias primas, activando así el engranaje productivo de la economía verde y generando actividad y empleo en el seno de ésta.

En realidad se trata de un nuevo paradigma productivo que activa el círculo virtuoso para alcanzar la sostenibilidad a escala planetaria en una ascendente sobre la economía verde y la lucha contra el cambio climático.

Una vez más observamos como sostenibilidad-cambio climático-economía verde-economía circular configuran las piezas del nuevo paradigma civilizatorio hacia una economía ecológica global.

La innovación, tanto de materiales, productos y procesos, como organizacional constituye un factor esencial.

varios-corazones
E

n una economía circular, el valor de los productos y materiales se mantiene durante el mayor tiempo posible; los residuos y el uso de recursos se reducen al mínimo, y los recursos se conservan dentro de la economía cuando un producto ha llegado al final de su vida útil, con el fin de volverlos a utilizar repetidamente y seguir creando valor. Este modelo puede crear empleo seguro en Europa, promover innovaciones que proporcionen una ventaja competitiva y aportar un nivel de protección de las personas y el medio ambiente del que Europa esté orgullosa. También puede ofrecer a los consumidores productos más duraderos e innovadores que aporten ahorros económicos y una mayor calidad de vida. (Comisión Europea. Paquete sobre la economía circular).

La Unión Europea, a través del Paquete sobre la economía circular pone en marcha todo un conjunto de medidas para el desarrollo de este sector, entroncando con las prioridades en el seno de la Unión en conexión con la Estrategia Europa 2020 y el Horizonte 2020. Desde este punto de vista, la especialización inteligente de Extremadura en torno a la lucha contra el cambio climático – economía verde – economía circular, supone poder conectar a la región con la vanguardia y el futuro, una auténtica apuesta a caballo ganador con Extremadura 2030.

La economía circular constituye una propuesta pragmática y efectiva que nos permitiría desvincular el crecimiento económico del incremento en el consumo de materia y energía a través de la redefinición de los procesos industriales para que los recursos puedan circular durante mucho más tiempo en el mercado.

L

as bases de una economía verde y sostenible, descansan previamente en una producción limpia que proporcione beneficios tanto económicos como ambientales y sociales. Una producción limpia se orienta por una estrategia preventiva e integral que fomenta el desarrollo de procesos, productos y servicios ecológicos para reducir los riesgos sobre los seres humanos y el ambiente. Se trata de encarar decididamente una transición rápida desde la economía de ciclos abiertos a la economía de ciclos cerrados, que imite los ciclos naturales para que sea más eficiente, racional y equilibrada. Reinventar la “economía de la naturaleza”, incorporando los esquemas de análisis del ciclo de vida de los productos, reutilizando los residuos, para imitar el funcionamiento de los sistemas  ecológicos. Con esta perspectiva se alienta un proceso de transformación estructural de la actividad económica mediante un cambio del metabolismo del aparato productivo desde un enfoque lineal a un enfoque circular en base a criterios de “eco-eficiencia” que, al mismo tiempo, se basa en procesos de desacoplamiento entre el desarrollo económico y las presiones ambientales para producir más y mejor con menos recursos materiales y energéticos y generando, a la vez, menos contaminación.

“Nuevos procesos de “desmaterialización”, “desenergización” y “descarbonización” de los sistemas de producción y consumo.”

Todo ello es congruente con nuevos procesos de “desmaterialización”, “desenergización” y “descarbonización” de los sistemas de producción y consumo, donde las modernas tecnologías ambientales y de información juegan un papel claramente dinamizador. De ahí la importancia de pasar de procesos productivos lineales a procesos de ciclos cerrados avanzando en la nueva concepción de la “Ecología Industrial”, basada en una producción imitativa de la naturaleza y “Biomimética”. Así, los residuos de las empresas tienen que ser gestionados como subproductos y utilizados como inputs por otras empresas, buscando maximizar las complementariedades y las economías de integración. (La sostenibilidad como oportunidad ante la crisis: economía verde y empleo. Luis M. Jiménez Herrero).

Existen múltiples oportunidades de revalorización de un producto residual, desde el reaprovechamiento por otro usuario (re-uso o reutilización), bien sometiéndoles simplemente a un mantenimiento, reparándolos, restaurándolos o incluso re-manufacturándolos si fuera necesario, hasta considerar su reciclaje. De hecho, si concebimos nuestros productos de manera que puedan seguir circulando en el sistema y se seleccionan las materias primas óptimas, cambiará incluso el resultado de los procesos de reciclaje, obteniéndose materiales secundarios de mucha mejor calidad y pureza, y por lo tanto de mayor valor. La logística inversa que implica garantizar el retorno de los productos hasta la planta para restaurarlos o remanufacturarlos abre la puerta a espacios de colaboración con otras empresas y las relaciones con los clientes y proveedores se afianzan y se estrechan.

La innovación, tanto de materiales, productos y procesos, como organizacional constituye un factor esencial. Por lo tanto, no sólo se requiere inversión sino también generar entornos que propicien la creatividad y el desarrollo de nuevas líneas y procesos.

Cada vez que un residuo se reintegra en el sistema económico vuelve a ser un recurso para un nuevo proceso productivo generando creación de valor y posibilitando nuevas oportunidades de negocio, y activando el crecimiento desvinculado del consumo de materias primas, mientras se crea empleo a nivel regional y se reduce el impacto ambiental de las actividades industriales. Esto en sí mismo constituye una oportunidad de generación de valor para la región en su conjunto que beneficiará a las empresas, la sociedad y el entorno natural.

A nivel empresarial, detectar las oportunidades de negocio de la economía circular requiere analizar el flujo de materia y energía. Rediseñar el proceso productivo de manera que se facilite la circulación de los productos y componentes a través del sistema por el mayor tiempo posible, generaría mayor productividad de los recursos así como del valor del conocimiento y tecnología que va absorbiendo el producto a lo largo del proceso productivo.

Desde el punto de vista de la planificación económica y las administraciones, es necesario centrar los esfuerzos en torno al desarrollo de nuevos procesos productivos e identificación de mejoras ambientales, ecodiseño de productos y servicios, prevención, gestión de residuos, fomento de nuevos modelos de negocio vinculados a la economía verde y circular…

La economía circular es aplicable y tiene su proyección a todos los sectores y actividades productivas conocidas, y las que aparecerán en el futuro, también a los modelos organizativos sociales, la organización y gestión del trabajo, las tareas gerenciales, la educación, el talento…

Igual que la economía industrial lineal se sustentaba en el modelo taylorista de producción, la nueva economía circular trae consigo nuevas formas de organización del trabajo, y con ello un conjunto de cambios en la educación y el desarrollo de nuevas competencias…

La economía circular necesitará de los modelos de formación masiva (MOOC) para incorporar con rapidez las nuevas competencias a los trabajadores y la población en general.

llaves

PARTICIPA EN EXTREMADURA 2030

cuéntanos tu experiencia

Contacta

Participa en la Extremadura sostenible del futuro.

Not readable? Change text.