Presentación

D

esde los inicios de la revolución industrial, el sistema de produc­ción y consumo de la economía mundial ha sido lineal, ha girado en torno a la extracción de recursos del planeta, la producción intensiva de bienes para el consumo humano y su consiguien­te generación de residuos. Es un proceso que ha aumentado el bienestar en muchos países del mundo, pero también ha pro­piciado un sistema insostenible que -junto a los desequilibrios territoriales- ha ocasionado graves impactos ambientales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el esquilmo ex­cesivo de los recursos naturales, la contaminación y, por ende, la desigualdad en muchos aspectos.

En la actualidad, las graves tasas de desigualdad, el incremento constante de la población, el consumo masivo, la desaparición de la biodiversidad y el cambio climático han llegado a niveles cerca­nos al colapso, que hacen necesarios otros enfoques de la eco­nomía, de los procesos productivos y del consumo.

En este contexto de amenaza global, diferentes organizaciones y organismos internacionales desde la última década del siglo XX -a los que se han sumado paulatinamente muchos estados- han ido conformando un conjunto de acuerdos para la acción contra el cambio climático que desembocan en el Acuerdo de Paris de 2015, promovido por Naciones Unidas.

Esta es una iniciativa global para acometer la búsqueda de solu­ciones contra el cambio climático, una de cuyas principales direc­trices marca la necesidad de repensar el modelo de producción y consumo para impulsar un nuevo sistema económico, verde y circular, que permita la sostenibilidad del planeta al tiempo que garantiza el bienestar y la prosperidad de futuras generaciones.

imagen-estrategia-presentacin
S

e ha convertido en una exigencia de responsabilidad global, en un reto de la especie, promover durante los próximos años la transición desde la econo­mía lineal, intensiva en la explotación de los recursos, a una economía verde y circular que permita el desarrollo de un sistema de adaptación a un esce­nario de escasez de materias primas y recursos energéticos, a partir de la capacidad de aprovechar el potencial de innovación de las administraciones, de la sociedad y de las empresas para transformar los patrones económicos conocidos a la vez que se mejora el bienestar y se disminuye la desigualdad.

Pero la economía verde y circular no es sólo un ejercicio de responsabili­dad humanitaria. Es también una oportunidad estratégica para la mayoría de sectores ya que, al incrementar la eficiencia en la utilización de los recur­sos, proporciona ventajas competitivas a las empresas gracias al ahorro de costes derivado, promueve el desarrollo de nuevas actividades y puestos de trabajo de calidad y reduce la dependencia de la importación de fuentes de energía, materias primas y mercancías. La economía verde y circular tiene mucho que ver con la sostenibilidad, pero también con la necesaria inno­vación para generar nuevos empleos y oportunidades económicas. Es una manera de hacer de la necesidad virtud.

En España no ha habido hasta ahora una legislación estatal que, con carác­ter integral, asumiera los postulados de la economía verde y circular, ya que las iniciativas han estado centradas en políticas ambientales relacionadas con prácticas parcialmente ecológicas u otras correspondientes con la fase final del ciclo económico, la gestión de los residuos.

Por eso, aunque hay experiencias aisladas, la decisión de Extremadura de acometer el proceso de transición hacia una economía verde y circular tiene mucho de pionera.

La

Junta de Extremadura ha decidido emprender la transición hacia un re­ferente propio de economía verde y circular. Eso supone configurar un nue­vo modelo productivo regional, capaz de generar riqueza y empleo a través de las enormes fortalezas de la región ligadas a sus recursos naturales y a su especial situación en relación con los graves problemas a los que se en­frenta la Humanidad (cambio climático, pérdida de biodiversidad, desertifi­cación, falta de agua, inseguridad alimentaria, necesidad de buscar fuentes alternativas de producción de energías, sobreexplotación de los recursos, contaminación y residuos, amenaza de guerras, injusticia, desigualdades, dificultad de acceso a la educación…).

La ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR EXTREMADURA 2030 pretende unir y alinear la mayor parte de los recursos materiales y humanos existentes en Extremadura en la búsqueda de una sociedad y una econo­mía más verde y circular, donde los recursos naturales supongan una fuente permanente de obtención de oportunidades para la población extremeña. Una economía social y sostenible donde sean las personas que habitan en cada uno de los pueblos y ciudades de Extremadura las protagonistas de la innovación, la creatividad, la producción respetuosa de bienes y servicios, la creación de iniciativas empresariales verdes y la puesta en valor de nuestros recursos naturales.

El primer logro de esta ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR ha sido concertarla, consensuarla, con los agentes sociales y económicos extremeños: los sindicatos Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras, y la Confederación Regional Empresarial Extremeña. También los grupos parlamentarios con representación en la Asamblea de Extremadu­ra (PSOE-SIEX, PP, PODEMOS Extremadura y CIUDADANOS-Partido de la Ciudadanía) han realizado aportaciones a la redacción con motivo del De­bate Monográfico sobre la Estrategia Verde Ciudadana Extremadura 2030 celebrado el 6 de abril de 2017. Asimismo, se ha contado con la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura, con las diputaciones provincia­les de Badajoz y Cáceres, la Universidad de Extremadura, un centenar de entidades locales, un centenar de empresas, colectivos diversos, centros educativos y ciudadanos y ciudadanas a título particular.

La estrategia se presenta, así, como un modelo de participación ciudadana donde, tanto los proyectos a realizar como las actividades, están en perma­nente evolución y cuentan con las aportaciones procedentes de la sociedad extremeña.

Los proyectos derivados de esta estrategia se dirigirán a toda la población, pero de manera especial a las y los jóvenes y a las mujeres, a los ayuntamien­tos, a los centros educativos, a los propietarios de dehesas, a responsables políticos y sociales de entidades públicas y privadas, a las empresas ya cons­tituidas y a los nuevos emprendedores y emprendedoras regionales. Es ne­cesario contar con la colaboración de entidades públicas y privadas como ayuntamientos, mancomunidades, grupos de acción local, diputaciones, universidades populares, Universidad de Extremadura, asociaciones, colec­tivos y empresas. E implicarlas.

Aunque, en un principio, las actuaciones se centran en las que provienen de la Junta de Extremadura, la vocación de la estrategia es regional e integral, y pretende aunar todas las iniciativas de la sociedad extremeña, que deberían alinearse conforme a EXTREMADURA 2030. Se hace un llamamiento a las restantes instituciones y entidades sociales para que diseñen sus propias propuestas de aplicación de la estrategia en sus ámbitos de competencia.

estra2
El

Plan de Acción de la Junta de Extremadura, dentro de la ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR EXTREMADURA 2030, nace de un compromiso de coordinación de las diferentes políticas públicas y áreas de gobierno de la Junta de Extremadura para propiciar una nueva educación, producir una nueva cultura basada en la sostenibilidad y la justicia social, ge­nerar una nueva economía asentada en el desarrollo verde, aprovechar nue­vas oportunidades de empleo, crear servicios verdes, turismo verde, salud verde, industria verde… Y promover una agricultura verde, en la que el desa rrollo del sector primario incida en el aprovechamiento del potencial ecoló­gico y sea la base de una alimentación sana y saludable, capaz de integrar la tecnología punta en todas las fronteras del conocimiento.

La redacción de esta estrategia comenzó hace un año y medio y se ha tute­lado desde la Coordinación de Acción Local de la Junta de Extremadura. En ella han participado varias empresas, consultoras y profesionales que han ido sistematizando las aportaciones de las Consejerías y Direcciones Ge­nerales de la Junta de Extremadura, y del resto de entidades e instituciones participantes en el proceso de redacción y concertación. Este documento se nutre, por tanto, de la redacción de todos los textos que han sido elabo­rados durante los meses previos, además de aportaciones específicas de distintas entidades e instituciones.

La redacción de la ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR EX­TREMADURA 2030 es un proceso en permanente actualización. Y no ter­mina aquí, en diciembre de 2017.

Tras el estudio de este documento por el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura se abrirá un breve período de nuevas aportaciones, tras el cual la redacción definitiva estará ultimada en los primeros meses de 2018.

PARTICIPA EN EXTREMADURA 2030

cuéntanos tu experiencia

Contacta

Participa en la Extremadura sostenible del futuro.

Not readable? Change text. captcha txt