MARCO DE ELABORACIÓN DE LA ESTRATEGIA

La ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR EXTREMADURA 2030 (EEVC) se enmarca en un conjunto de iniciativas de desarrollo tanto internacio-nales como nacionales y regionales. De poco serviría esta estrategia si no tuviera en cuenta el contexto de instrumentos de planeamiento donde se inserta. De todos ellos se nutre y a todos ellos debe complementar.

Sin duda la referencia primordial es la relación de Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de Naciones Unidas. Por eso, en este capítulo se le dedica un apartado exclusivo. Tras él se detallan otras referencias internacionales, nacionales y regionales.

OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE DE LA ONU.

La primera referencia internacional que debe considerar la EEVC es la de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU u Objetivos Mundiales, puestos en marcha en enero de 2016 a partir de los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Diecisiete objetivos con el marco temporal de 2015 a 2030 que persiguen la erradicación de la pobreza y del hambre; que buscan el bienestar, la educación y la igualdad; que procuran la disponibilidad del agua, el acceso a una energía sostenible, el crecimiento económico sostenido y con pleno empleo, la construcción de infraestructuras, la industrialización y la innovación, y la reducción de la desigualdad entre los países; que pretenden lograr que las ciudades y asentamientos sean inclusivos, que el consumo y la producción sean sostenibles, que las sociedades sean justas y pacíficas; y que luchan contra el cambio climático, la degradación de los océanos y la desertificación. El alinea-miento de la EEVC con los objetivos de la ONU es evidente, tanto por la coincidencia en la lucha contra el cambio climático como por el papel central que se otorga a la sostenibilidad.

La Comunidad Autónoma de Extremadura va a ser una de las primeras regio-nes españolas en abordar la elaboración de un diagnóstico de la situación de partida para el cumplimiento de los ODS. Se trata de una primera aproxima-ción cuya base es el conjunto de indicadores sugeridos por la ONU y por la UE en el marco organizativo de los ODS, que detectará puntos problemáticos y tendencias evolutivas en la situación regional y comparará, siempre que la in-formación disponible lo permita, dicha situación con la del resto de territorios nacionales.

La ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR EXTREMADURA 2030 articulará los diferentes aspectos de la economía verde y circular, que están muy relacionados con la sostenibilidad del modelo socioeconómico y que es-tán presente de forma transversal en las Metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas para 2030 (Agenda 2030). Asimismo, el concepto “verde y circular” forma parte de los principales documentos de la UE en materia de sostenibilidad y modelo socioeconómico. En la actuaidad, Extremadura es una de las regiones menos “intervenidas” de la UE.

Sus espacios naturales son importantísimos a diferentes escalas geográficas. Durante el periodo de vigencia del Protocolo de Kioto solo ha emitido un 2% del total acumulado nacional de GEI, no posee importantes instalaciones generadoras de energía que contribuyan decisivamente a calentamiento global (su contribución de emisiones desde fuentes fijas al total nacional en 2015 fue del 0,6%, solo por encima de La Rioja). Ex-tremadura parte a priori de una posición ventajosa para conseguir las Metas de los ODS y puede convertirse en ejemplo de actuación para otras comunidades autónomas. A través de la evaluación sistematiza-da de indicadores socioeconómicos, medioambientales y sintéticos, sugeridos desde Naciones Unidas y desde la UE, se puede estructurar de manera coherente la toma de decisiones y mejorarla y readaptarla convenientemente para el cumplimiento de la Agenda 2030.

pgs15_1

ODS 1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.
Al firmar la Agenda 2030, los gobiernos de todo el mundo se comprometieron a po-ner fin a la pobreza en todas sus manifestaciones, incluso en sus formas más ex-tremas, en el curso de los próximos 15 años. Resolvieron que todas las personas, en todas partes, deberían contar con un nivel de vida básico. Esto incluye beneficios de protección social para los más pobres y vulnerables, y asegurar que las personas afectadas por conflictos y desastres naturales reciban el apoyo adecuado, incluyen-do el acceso a servicios básicos.

ODS 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.
El Objetivo 2 busca soluciones sostenibles para poner fin al hambre en todas sus formas para el año 2030 y alcanzar la seguridad alimentaria. La meta es asegurar que todos, en todas partes, tengan suficiente alimento de buena calidad para llevar una vida saludable. Lograr este objetivo requerirá un mejor acceso a los alimentos y la promoción amplia de la agricultura sostenible. Esto conlleva mejoras en la produc-tividad y los ingresos de los agricultores en pequeña escala; el acceso equitativo a las tierras, la tecnología y los mercados; sistemas de producción de alimentos sos-tenibles y prácticas agrícolas resilientes. También requiere el aumento de la inver-sión a través de la cooperación internacional para estimular la capacidad productiva de la agricultura en países en desarrollo.

pgs15_2
pgs15_3

ODS 3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades

El Objetivo 3 aspira a garantizar la salud y el bienestar para todos, en cada etapa de la vida. La meta es mejorar la salud reproductiva, materna e infantil; poner fin a las epidemias de VIH/SIDA, paludismo, tuberculosis y las enfermedades tropicales desatendidas; reducir las enfermedades no transmisibles y ambientales; alcanzar la cobertura sanitaria universal y asegurar el acceso universal a medicamentos y vacunas seguros, asequibles y eficaces. El compromiso es apoyar la investigación y desarrollo, aumentar el financiamiento para la salud y fortalecer la capacidad de todos los países para reducir y controlar los riesgos para la salud.
El derecho a servicios sanitarios universales es una exigencia de la democracia europea. No obstante, existen diferencias entre los países en la suficiencia de la financiación y de los medios materiales y humanos movilizados, en la calidad del servicio y el acceso al Sistema de Salud. El estado de salud de la población y la capacidad de respuesta del sistema ante la demanda social es uno de los aspectos más importantes del bienestar subjetivo y de la felicidad.

ODS 4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos
La educación es un derecho fundamental para el desarrollo de la persona y la habilita para poder desarrollar la vida de forma plena y digna. Por ello es fundamental garantizar el acceso en condiciones de igualdad e inclusividad, de manera que nadie se quede fuera.
Esto convierte al sistema educativo en un bien público, que debe asumir la responsabilidad del desarrollo de regulaciones, normativas, e impulsar el sistema que dé solución a las necesidades de formación de la sociedad en general y, en particular, de familias e infancia, de manera que se salven todas las posibles desigualdades de origen incluidas las de género, raza, condicionamiento social y cualquier otra circunstancia que determine una situación especialmente desfavorecida de cualquier colectivo.
La educación resulta además una condición indispensable para alcanzar otros ODS, y especialmente para escapar de la trampa de la pobreza y la desigualdad y conseguir sociedades tolerantes y pacíficas.

sin-ttulo-04
sin-ttulo-05

ODS 5. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a las mujeres y a las niñas.
El Objetivo 5 está dirigido a empoderar a las mujeres y las niñas de manera que puedan alcanzar todo su potencial, lo que requiere eliminar todas las formas de discriminación y violencia en su contra, incluyendo las prácticas nocivas. Busca asegurar que ellas cuenten con todas las oportunidades de salud sexual y reproductiva y de derechos reproductivos, reciban un debido reconocimiento por su trabajo no remunerado, tengan pleno acceso a recursos productivos y disfruten de una participación equitativa con los hombres en la vida pública, económica y política.

ODS 6. Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.
El Objetivo 6 de Desarrollo Sostenible va más allá del agua potable, el saneamiento y la higiene, para abordar también la calidad y sostenibilidad de los recursos hídricos que son esenciales para la supervivencia de las personas y del planeta. La Agen-da 2030 reconoce la importancia central de los recursos de agua para el desarrollo sostenible y el papel vital que juega la mejora en el suministro de agua potable, el saneamiento y la higiene en el progreso de otras áreas, entre las que se incluyen la salud, la educación y la disminución de la pobreza.
La gestión holística del ciclo de agua significa considerar el nivel de “estrés por la escasez de agua”, calculado como la proporción entre el total de agua dulce extraída por todos los sectores principales y el total de recursos de agua dulce renovables en un país o región en particular. Actualmente, el estrés por la escasez de agua afecta a más de dos mil millones de personas en todo el mundo, una cifra que aumentará.
La escasez de agua ya afecta a países en cada continente y obstaculiza además del desarrollo económico y social. Aunque muchas regiones están por debajo del um-bral del 25% que marca el inicio de las etapas de estrés físico por la escasez de agua, se pueden encontrar enormes diferencias dentro y entre los países.

sin-ttulo-06
sin-ttulo-7

ODS 7: garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos.

La intensidad energética (calculada de dividir el suministro energético primario total por el PIB) revela cuánta energía es utilizada para producir una unidad de producción económica. La intensidad energética global mejoró en un 1,3% por año entre los años 2000 y 2012 al caer de 6,7 megajulios por unidad del PIB (dólares de Estados Unidos PPA del 2011) en el año 2000 a 5,7 en 2012. Un factor importante fue la pro-porción del uso de energía cubierta por una reglamentación de eficiencia energéti-ca obligatoria que casi se duplicó en el curso de la última década (pasando de 14% en 2005 a 27% en 2014). Aun así, el progreso continúa solamente a dos tercios del ritmo requerido para duplicar la tasa mundial de aumento de eficiencia energética para el 2030.
En la UE y en España está garantizado el acceso a la energía. Que dicho acceso sea confiable, moderno y sostenible es otra cuestión. Las diferencias entre países son notables. Algunos países europeos han reducido el consumo de energía en una proporción importante; otros, incluso la han aumentado. Pero el significado de este dato queda incompleto si no se le cruza con la proporción de energía renovable den-tro de un panorama general de descenso de la intensidad energética (aumento de la eficiencia energética de la economía) en la mayor parte de los países de Europa.

ODS 8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y
sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.
El crecimiento sostenido e inclusivo es un requisito previo para un desarrollo soste-nible, lo que puede contribuir a mejorar los medios de subsistencia para las perso-nas en todo el mundo. El crecimiento económico puede llevar a nuevas y mejores oportunidades de empleo y proporcionar un mayor crecimiento económico para todos. El crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible es un requisito previo para la prosperidad mundial.
El Objetivo 8 está dirigido a promover oportunidades para un empleo pleno y pro-ductivo y trabajo decente para todos, al tiempo que se erradica el trabajo forzoso, la trata de personas y el trabajo infantil.

sin-ttulo-8
sin-ttulo-09

ODS 9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación.
El Objetivo 9 pretende potenciar la inversión en infraestructuras y la innovación como motores fundamentales del crecimiento y del desarrollo económico, siempre desde una perspectiva de sostenibilidad industrial.

Los avances tecnológicos son fundamentales para encontrar soluciones permanen-tes a los desafíos económicos y ambientales, al igual que amplían la oferta de nuevos empleos y la promoción de la eficiencia energética. La promoción de industrias sos-tenibles y la inversión en investigación e innovación científicas son por ello funda-mentales para alcanzar un nuevo modelo de desarrollo económico en una situación actual en la que resulta determinante de desigualdad en el acceso a los recursos, la elevada contaminación y la desigual afección del cambio climático. Las consecuen-cias de la inacción serán la práctica imposibilidad de la reducción de la pobreza, acom-pañada de un cada vez más difícil acceso al agua, alimentos, protección sanitaria y educativa. Todo lo que acarrea la extensión de la pobreza. Son también importantes las barreras de acceso a la información. Más de 4.000 millones de personas aún no tienen acceso a Internet y el 90 por ciento proviene del mundo en desarrollo. Reducir esta brecha digital es crucial para garantizar el acceso igualitario a la información y el conocimiento, y también para promover la innovación y el emprendimiento

ODS 10. Reducir la desigualdad en y entre los países.

El Objetivo 10 aboga por reducir la desigualdad de ingresos, así como aquellas ba-sadas en sexo, edad, discapacidad, raza, clase, etnia, religión y oportunidad, tanto dentro de los países como entre ellos. Los líderes del mundo han reconocido la con-tribución positiva de la migración internacional al crecimiento inclusivo y al desarrollo sostenible, al tiempo que reconocen que requiere respuestas coherentes e integra-les. Por lo tanto, se han comprometido a cooperar internacionalmente para garanti-zar una migración segura, ordenada y regular. El Objetivo también aborda problemas relacionados con las representaciones de los países en desarrollo en las decisiones tomadas a nivel mundial y la asistencia al desarrollo.
La proporción del PIB que se atribuye al trabajo ha tenido una tendencia descenden-te en los últimos 15 años, a medida que los procesos se vuelven más mecanizados y el capital asume una mayor proporción del PIB. Durante este período, la proporción laboral del PIB solo aumentó en Oceanía y en América Latina y el Caribe, siendo de un 48% y 52% respectivamente en 2015. Asia oriental experimentó un crecimiento plano de su proporción laboral del PIB y continúa manteniendo la proporción más alta a nivel mundial con un 61,4% de su PIB. Aunque la proporción laboral del PIB cayó de casi un 58% en el año 2000 a poco más de 55% en 2015 para las regiones desarro-lladas, las regiones en desarrollo experimentaron una leve mejora del 54% al 55%. El estancamiento de los salarios en todas las regiones contribuye de forma significa-tiva a estos resultados.

sin-ttulo-10
sin-ttulo-11

ODS 11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
Más de la mitad de la población mundial (3.500 millones) vive en zonas urbanas y en 2050 esa cifra aumentará a 6.500 millones de personas, lo que supondrá 2/3 de la población mundial. Este proceso de urbanización masiva de la población establece retos muy importantes para conseguir un punto de equilibrio ambiental en todas estas ciudades que se están formando.
Se plantean importantes retos para la correcta gestión de los recursos naturales que estas ciudades consumirán, la gestión de las externalidades que generan con-taminación y la necesidad de prestar los adecuados servicios y la proporción de vi-viendas adecuadas para que el crecimiento de las ciudades no desemboque en un colapso de las mismas, ahogadas por el crecimiento de los barrios marginales y la pobreza dentro de las urbes.
Los retos del urbanismo sostenible son de una muy importante magnitud en tér-minos de garantías de calidad de vida para la población, movilidad, reducción de los consumos de materias primas y energía, gestión de residuos sólidos, líquidos, emi-siones atmosféricas y servicios de todo tipo para la población.

ODS 12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

El crecimiento y desarrollo sostenibles requieren minimizar los recursos naturales y materiales tóxicos utilizados, y la generación de desechos y contaminantes en todo el proceso de producción y consumo. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 12 alienta a regímenes de consumo y producción más sostenibles a través de diversas medi-das que incluyen políticas específicas y acuerdos internacionales sobre la gestión de materiales que son tóxicos para el medio ambiente.

sin-ttulo-12
sin-ttulo-13

ODS 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus
efectos.
El cambio climático representa la principal amenaza al desarrollo y sus efectos ma-sivos y sin precedentes afectan desproporcionadamente a los más pobres y vulne-rables. El Objetivo 13 convoca a tomar medidas urgentes no solo para combatir el cambio climático y sus efectos, sino también para fortalecer la resiliencia para res-ponder a los peligros relacionados con el clima y los desastres naturales.
Las emisiones de carbono han aumentado sostenidamente en el curso de las últi-mas décadas, lo que lleva al aumento de las temperaturas mundiales. El período de 2011 a 2015 fue el más caluroso registrado; como consecuencia, el hielo marino alcanzó su nivel más bajo en la historia. Y la decoloración del coral (que resulta del aumento de las temperaturas de la superficie marina) amenaza los arrecifes de coral del mundo. El documento histórico del Acuerdo de París, firmado en abril de 2016 por 175 Estados Miembros, pretende mitigar el cambio climático y acelerar e inten-sificar las acciones y las inversiones necesarias para un futuro sostenible y bajo en carbono.
Por razones obvias, no se recoge en este repaso el Objetivo 14: Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

ODS 15. Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de diversidad biológica.
El equilibrio de la biodiversidad y del ecosistema terrestre es fundamental para la especie humana. Las relaciones entre el suelo, el ciclo hidrológico, la flora y la fauna son fundamentales para mantener un ecosistema equilibrado. Los principales problemas del medio terrestre son muchos: la destrucción directa de la biodiversidad, la erosión del suelo, la desertificación, deforestación y alteración del ciclo hidrológico, contaminación del suelo y las aguas… y la mayor parte de las amenazas tienen su origen en el desequilibrio de la actuación humana. Es fundamental buscar un modelo que equilibre las actividades agropecuarias con la auténtica capacidad del medio, y proteja el medio terrestre del impacto excesivo de actividades industriales, vertidos, construcción de infraestructuras.

sin-ttulo-15
sin-ttulo-16

ODS 16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.
Un tema central para la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es la necesidad de pro-mover sociedades pacíficas e inclusivas basadas en el respeto a los derechos humanos, el estado de derecho e instituciones transparentes, eficaces y responsables.
En las últimas décadas, varias regiones disfrutaron de mayores y continuos niveles de paz y seguridad. Sin embargo, muchos países todavía enfrentan violencia y conflictos armados prolongados, demasiadas personas dependen del apoyo limitado de instituciones débiles y no tienen acceso a la justicia, a la información ni a otras libertades fundamentales. Se están realizando esfuerzos para lograr que las instituciones nacionales e internacionales sean más eficaces, inclusivas y transparentes. Hoy en día, más de la mitad del mundo tiene instituciones de derechos humanos internacionalmente reconocidas. No obstante, todavía existen impor-tantes desafíos, como la falta de datos sobre las diversas formas de violencia contra niños y otros grupos vulnerables, así como el acceso a la justicia y el acceso público a la información.

ODS 17. Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.
Alcanzar las ambiciosas metas de la Agenda 2030 requiere alianzas mundiales revitalizadas y mejoradas que unan a los Gobiernos, las sociedades civiles, el sector privado, el sistema de las Naciones Unidas y otros actores, y que movilicen todos los recursos disponibles. Lograr los objetivos de implementación, lo que incluye la recaudación de los fondos necesarios, es crucial para realizar la Agenda, así como lo es la completa implementación de la Agenda de Acción de Addis Abeba. En el año 2015, siete países alcanzaron el objetivo de las Naciones Unidas de un AOD del 0,7% del INB: Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Suecia, los Emiratos Árabes y el Reino Unido.

  • El proyecto EUROPA 2030.
  • La estrategia EUROPA 2020.
  • El programa HORIZONTE 2020
sin-ttulo-17

OTRAS REFERENCIAS INTERNACIONALES.

Además de en los ODS, la economía verde es un concepto desarrollado por el Pro-grama de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en el Green Eco-nomy Report (2011). En este informe, la economía verde se define como aquella que mejora el bienestar humano y la equidad social, mientras que reduce significa-tivamente los riesgos ambientales. En una economía verde, el crecimiento de los ingresos y el empleo son impulsados por las inversiones públicas y privadas que re-ducen las emisiones de carbono y la contaminación, mejoran la eficiencia energéti-ca y de recursos, y evitan la pérdida de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos. Según el mismo Green Economy Report del PNUMA, la economía verde permitirá revitalizar y diversificar las economías y crear empleos de calidad.
En 2015 la Unión Europea publicó una comunicación de la Comisión Europea con el nombre “Cerrando el círculo: un plan de acción de la UE para la economía Circular. Comunicación [COM(2015) 614 final]”. En ella la Comisión Europea justificaba un ambicioso paquete de nuevas medidas para ayudar a las empresas y a los consumi-dores europeos en la transición a una economía más circular, sostenible, hipocar-bónica, eficiente y competitiva, donde se utilicen y valoricen los productos, mate-riales y recursos de modo más sostenible y se mantengan en la economía el mayor tiempo posible, reduciendo al mínimo la generación de los residuos y haciendo, a la sociedad en su conjunto, más eficiente en el uso de los recursos.
Además de estas y otras referencias, en el ámbito europeo hay tres estrategias pri-mordiales que deben ser consideradas por la EEVC:

proyecto-europa-2030

La Unión Europea dispone también de un marco de planeamiento a medio y largo plazo que debe ser tenido en cuenta por cualquier iniciativa de desarrollo regional. Se trata del informe sobre el futuro de la UE, entregado en mayo de 2010 al Conse-jo Europeo por el Grupo de Reflexión redactor del Proyecto Europa 2030 (Retos y Oportunidades), presidido por el expresidente del Gobierno de España, Fe-lipe González. Las actuaciones recogidas en este informe, que muestran su preocupación por el futuro del continente, hacen referencia a la renovación del modelo socioeconómico europeo, al crecimiento mediante el conoci-miento y la capacitación de las personas, a afrontar los grandes retos de-mográficos del envejecimiento, la migración y la integración, a la seguridad energética y la lucha contra el cambio climático ante una nueva revolución industrial, a la seguridad interior y exterior y a la ciudadanía y la gobernanza multinivel. La lucha contra el cambio climático vuelve a ser el mayor punto de conexión entre esta estrategia europea y la iniciativa extremeña.

No es la única referencia europea. La Estrategia Europa 2020 es la agenda de crecimiento y empleo de la Unión Europea para la década 2010-2020. Todos los gobiernos deben fijar sus políticas en este marco. Se estructu-ra alrededor de cinco objetivos: empleo (pretende que haya trabajo para el 75% de las personas entre 20 y 64 años), Investigación+Desarrollo (marca un 3% de inversión del PIB de la UE en I+D), cambio climático y energía (re-ducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a las de 1990, que un 20% de la energía sea renovable y que se incremente en un 20% la eficiencia energética), educación (lograr un porcentaje de aban-dono escolar inferior al 10% y que un mínimo del 40% de las personas ente 30 y 40 años tenga estudios superiores finalizados), y lucha contra la pobre-za y la exclusión social (que al menos haya 20 millones de personas menos en riesgo de pobreza o exclusión social). Y de nuevo es el cambio climático el nexo entre ambas estrategias.
Finalmente, la EEVC que impulsa Extremadura también debe tener en cuenta Horizonte 2020. Se trata de un programa de investigación e inno-vación de la Unión Europea con el que se financian proyectos de diversas áreas temáticas. Investigadores, empresas, centros tecnológicos y enti-dades públicas pueden ser beneficiarios de este programa, que dispone de 80.000M de euros de inversión. Tiene tres áreas prioritarias: Ciencia Exce-lente (crear una ciencia de excelencia que permita reforzar la posición de la UE en el panorama mundial), Liderazgo Industrial (desarrollar tecnologías y sus aplicaciones para mejorar la competitividad europea) y Retos de la So-ciedad (investigar en las grandes cuestiones que afectan a los ciudadanos europeos). Para el período 2018-2020 la Comisión Europea ha fijado como grandes temas donde centrar las convocatorias los de un futuro con bajas emisiones de carbono, la digitalización y transformación de la industria y los servicios europeos, la unión de la seguridad y la economía circular, lo que vin-cula claramente la EEVC extremeña con las directrices de Horizonte 2020.
Además de estas cuatro estrategias primordiales, hay otras referencias in-ternacionales (informes, estudios y documentos) que deben ser valoradas por la ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR EXTREMADURA 2030. Es el caso del informe global sobre empleo verde de 2008 “Empleos verdes: hacia el trabajo decente en un mundo sostenible y con bajas emi-siones de carbono”; el informe “Hacia el crecimiento verde” elaborado en 2011 por la OCDE, o el estudio de la OIT y el PNUMA, de 2012, “Hacia el desarrollo sostenible: Oportunidades de trabajo decente e inclusión social en una economía verde”.
La Comisión Europea, en su voluntad de avanzar en una economía circular, colabora de forma estrecha con la Agencia Europea del Medio Ambiente, que publica todos los indicadores para medir los avances en economía cir-cular, así como un informe de referencia “Economía Circular en Europa-De-sarrollando una base de conocimiento”, que se centra sobre todo en los beneficios y los desafíos de una Economía Circular, destacando el progreso económico que puede generar. Además, la Unión Europea dispone de un programa de referencia sobre medio ambiente, el Séptimo PACMA- Pro-grama de Acción de la Unión en materia de medio ambiente hasta el 2020 “Vivir bien, respetando los límites de nuestro planeta”.
Las comunicaciones, informes, directivas y programas detallados anterior-mente han favorecido la redacción del Plan de acción de la UE en materia de Economía Circular [Comisión COM(2017) 33 final], en el que presentó una serie de medidas para apoyar la economía circular.

REFERENCIAS NACIONALES

Actualmente, España se encuentra en un proceso de elaboración de la es-trategia nacional de Economía Circular bajo la tutela del Ministerio de Eco-nomía, Industria y Competitividad, en colaboración con el resto de ministe-rios implicados, las comunidades autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias. Se espera que en este año 2018 nuestro país cuen-te con una estrategia propia de Economía Circular.
España sí cuenta con un Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PE-MAR 2016-2022), que pretende ser el instrumento para orientar la política de residuos, impulsando las medidas necesarias para mejorar las deficien-cias detectadas y promoviendo las actuaciones que proporcionan un mejor resultado ambiental y que aseguren la consecución de los objetivos legales.
El Plan incluye los residuos domésticos y comerciales, los residuos indus-triales, los residuos con legislación específica, los residuos agrarios y los residuos sanitarios. Se incluye también un apartado relativo a suelos con-taminados.
El capítulo sobre los residuos domésticos y comerciales incluye un con-junto de medidas que configuran la Estrategia de Reducción de Vertido de Residuos Biodegradables, para conseguir cumplir el objetivo de reducción de 2016. Este Plan no ha incluido objetivos y orientaciones específicas de prevención ya que están recogidas en el Programa Estatal de Prevención de Residuos 2014-2020. Estos dos programas constituyen los instrumentos claves para la aplicación de la política de prevención y gestión de residuos en España.
Entre los documentos elaborados por el MAPAMA que sirven de referencia a la Estrategia se pueden citar: el Programa para la sostenibilidad Integral de la Industria Agroalimentaria, Versión 3 (5/02/2015), el cual incluye aspectos no solo económicos y sociales, sino también ambientales; el Programa para la sostenibilidad Integral de la Industria Agroalimentaria: Herramientas de evaluación de la sostenibilidad (diciembre 2016), o el Industrias agroalimentarias adheridas que cumplen el Decálogo de Sostenibilidad Integral de las Industrias Agroalimentaria.
Leyes estatales relacionadas son la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Econo-mía Sostenible (cuyo título III se dedica a la sostenibilidad medioambiental) y la Ley 45/2007, de 13 de diciembre, para el Desarrollo Sostenible del Medio Rural.
Por otro lado, España ha desarrollado la Estrategia Española de Bioeconomía Horizonte 2030, cuyo propósito es impulsar la actividad económica y mejo-rar la sostenibilidad de los sectores que utilizan recursos de base biológica. La estrategia incorpora, como sectores objeto de atención, la agroalimen-tación, integrada por agricultura, ganadería, pesca, acuicultura y elaboración y comercialización de alimentos, el sector forestal y de derivados de la ma-dera, el de los bioproductos industriales, obtenidos con o sin una transfor-mación química, bioquímica o biológica de materia orgánica generada por nuestra sociedad, y no utilizada en el consumo humano y animal, así como el de la bioenergía obtenida de la biomasa o el de los servicios asociados a los entornos rurales.
España está trabajando en dar respuestas al Plan de acción de la UE en ma-teria de economía circular y en programas de compra pública innovadora y compra pública verde.
En este contexto también debe encuadrarse la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que supondrá un instrumento clave para garantizar la consecución de los compromisos de España ante la UE en materia de ener-gía y clima en el marco del Acuerdo de París contra el calentamiento global.

ris3

REFERENCIAS REGIONALES

En Extremadura las políticas públicas se aplican mediante una serie de planes re-gionales que también sirven de referencia a la ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VER-DE Y CIRCULAR EXTREMADURA 2030. En los últimos años ese procedimiento de planificación ha sido también la evidencia de un profundo debate sobre el desarro-llo del territorio, en el que han participado todas las instancias políticas y miles de ciudadanos y ciudadanas y en el que se han visto reflejadas numerosas y muy ricas experiencias comunitarias, entre las que como muestra cabe citar la red extreme-ña de Ciudades Saludables y Sostenibles. Son muchos los instrumentos de diag-nóstico y planificación que han sido mencionados en diversos documentos-hitos del proceso de redacción de esta estrategia. En el “Acuerdo para la Construcción de una Estrategia de Economía Verde y Circular para Extremadura”, suscrito en marzo de 2017 por la Junta de Extremadura, la CREEX y los sindicatos, se cita-ban -con ánimo exhaustivo, pero no en orden cronológico- veinticuatro de estos planes y estrategias, de los que se priorizan los directamente relacionados con el desarrollo socioeconómico, el empleo y la industria. Eran los mismos que apare-cían en el “Marco Regional de Impulso a la Economía Verde y la Economía Circular en Extremadura”, hoja de ruta del proceso de redacción. El proceso de elaboración del Plan de Acción ha culminado con el contraste propiciado por AGENEX con el “Diseño de Planes de Acción para optimizar la aplicación de Fondos FEDER (Ex-tremadura 2030)”. En la siguiente relación, a éstos se han añadido sin ánimo de exhaustividad otros documentos que en la actualidad conforman fuentes y refe-rencias regionales de la ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR EX-TREMADURA 2030 y que, debido a su importancia, se mencionan a continuación con una breve reseña.

ESTRATEGIA DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN PARA LA ESPECIALIZACIÓN INTELIGENTE DE EXTREMADURA. RIS3 DE EXTREMADURA 2014-2020.

COMISIÓN EUROPEA. GOBIERNO DE EXTREMADURA.

Como cumplimiento de los requisitos fijados por la Unión Europea para el período de programación 2014-2020, Extremadura diseñó esta Estrategia RIS3, que es un instrumento para articular y poner en marcha la transformación económica nece-saria para hacer de Extremadura una región más competitiva en un contex-to global y de forma sostenible en el tiempo. La imagen de una Extremadura natural y con calidad de vida, asociada a la gestión sostenible de los recursos naturales indica el camino de la especialización. En este sentido, las claves para la optimización del valor añadido que se puede generar mediante el co-nocimiento, conservación y transformación de la biodiversidad, el uso inten-sivo de la tecnología en estos ámbitos y las restricciones derivadas de sus características geoestratégicas y demográficas determinan el patrón de especialización resultante del proceso por el que se diseña esta estrategia. Se busca posicionar Extremadura como un espacio para la innovación en la gestión sostenible de los recursos naturales para la generación de energía y usos industriales, y en la aplicación de tecnología para la mejora de la calidad de vida de la población. Las líneas estratégicas de RIS3 Extremadura son:

  • Líneas Estratégicas en el ámbito Cultura:
    • Aumento del interés de la sociedad extremeña por la Ciencia y la Tecnología.
    • LC2. Desarrollo en Extremadura de una cultura de la innovación y el emprendimiento.
    • LC3. Apertura de la sociedad extremeña al exterior.
  • Líneas Estratégicas en el ámbito Talento:
    • LT1. Atracción, desarrollo y retención del Talento.
    • LT2. Incorporación de capital humano en actividades de I+D+i.
  • Líneas Estratégicas en el ámbito Tejido empresarial:
    • LE1. Fomento de un tejido productivo altamente competitivo.
    • LE2. Incremento del número de empresas competitivas e innovado-ras en la región.
    • LE3. Impulso de la promoción e internacionalización de las empresas extremeñas.
    • LE4. Impulso de la industrialización.
  • Línea Estratégica en el ámbito infraestructuras:
    • LI1. Creación de una administración pública innovadora y abierta.
    • LI2. Aumento de la competitividad de las infraestructuras científi-co-tecnológicas para garantizar su sostenibilidad.
    • LI3. Creación y fortalecimiento de Infraestructuras Básicas clave.

PROGRAMA DE DESARROLLO RURAL 2014-2020 (18 DE NOVIEMBRE DE 2015).

CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE Y RURAL, POLÍTICAS AGRARIAS Y TERRITORIO. JUNTA DE EXTREMADURA.
EL PDR de Extremadura suma 1.188 millones de euros. Equivale al 10,7% del FEADER para España y es el cuarto con mayor cuantía económica. Sus principales desafíos son:

  • Implantación de nuevos regadíos.
  • Modernización de los regadíos existentes.
  • Mejoras de las infraestructuras rurales.
  • Mejora y modernización de las industrias agrarias.
  • Relevo generacional con la incorporación de jóvenes.
  • Agricultura respetuosa con el medio ambiente.
  • Formación para la profesionalización.
  • Impulsar la innovación. List Item

El nuevo PDR permitirá afianzar las inversiones en las áreas rurales, con el objetivo de fortalecer el sector agrario y su industria de transformación, promover una agricultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente y favorecer la actividad económica en los pueblos de Extremadura. Se estruc-tura en catorce medidas, entre la que destacan por su importante dotación as de “Inversiones en activos físicos” (387 millones de euros), “Agroambien-te y clima” (170 M€) “Desarrollo de zonas forestales y mejora de la viabilidad de los bosques” (144 M€) y Grupos de Acción Local de LEADER (111 M€).
Algunas de las cifras que pretende el nuevo PDR son:

  • Reestructurar el 31,5% de las explotaciones agrarias. 20.560 explota-
    ciones recibirán ayudas para su modernización.
  • Ayudas para la incorporación de 1.960 jóvenes agricultores.
  • Incremento de la formación hasta 7.000 plazas.
  • Ayudas para la modernización de 125.000 hectáreas de regadío.
  • Nuevos regadíos, 22.000 hectáreas.Asesoramiento a 8.000 agricultores.
  • Creación de 1.200 puestos de trabajo a través de LEADER.
  • Incremento de la agricultura ecológica en 8.200 hectáreas.
  • Modernización de 2.100 explotaciones.
  • Actuaciones sobre 9.500 dehesas boyales.Mejora y acondicionamiento de 387 caminos rurales.Acciones sobre 15.000 hectáreas de alto valor natural.
  • Pago compensatorio para 798.000 hectáreas de montaña.

PARTICIPA EN EXTREMADURA 2030

cuéntanos tu experiencia

Contacta

Participa en la Extremadura sostenible del futuro.

Not readable? Change text. captcha txt