Síntesis del diagnóstico

La preocupación global por el estado de degradación de los ecosistemas naturales como consecuencia de la acción humana ha venido a ocupar una de las mayores prioridades de las instituciones internacionales y los esta­dos, espoleados por la acción de los movimientos conservacionistas du­rante las últimas décadas, la opinión pública, la confirmación científica del calentamiento del planeta y la amenaza real sobre la biodiversidad.

El suroeste de la Península Ibérica cuenta con uno de los ecosistemas más paradigmáticos, la dehesa y el montado (1,3 millones de hectáreas en Extre madura), cuya sostenibilidad se encuentra en riesgo de deterioro medioambiental constante, con la consiguiente decadencia del sistema productivo que acoge.

Como sostiene la Ponencia de Estudio del Senado sobre la protección del ecosistema de la dehesa: “la gravedad de esta situación no sólo afecta, como se pudiera pensar inicialmente, a propietarios y administraciones responsables, sino que tiene un alcance general y todos los ciudadanos serían lamentablemente perdedores de este valioso ecosistema generador para ellos, casi sin que lo sepan, de múltiples beneficios públicos ambientales”.

La Política Agraria Común (PAC), a menudo apartada de las singularidades territoriales en la gestión normativa y de los recursos, puede no garantizar la continuidad del ecosistema de la dehesa, que se encuentra con una alta situación de vulnerabilidad económica y fuertemente amenazada por otros problemas de índole ambiental y sanitaria.

A ésta se suma la falta de regulación legislativa específica, la carencia gene­ralizada de planes de gestión integral de fincas, un insuficiente conocimiento técnico y científico aplicado a sus capacidades, la débil regeneración y estado sanitario del arbolado, la degradación del suelo, la baja valorización de la calidad de sus productos extensivos, la aplicación deficiente de normas de calidad, la regulación de la gestión cinegética, la imprescindible mejora de la calidad del corcho y su certificación, el escaso aprovechamiento para bioenergía o para servicios como el agroturismo. Son factores que contribuyen, en general, a debilitar el magnífico potencial natural y productivo de la dehesa y el montado.

La dehesa tiene una importancia ecológica, económica y sociocultural de tan alto valor en Extremadura, que requiere de una mayor visibilidad y pre­sencia para afianzar compromisos concretos de los organismos del Estado y de la Unión Europea, pues es responsabilidad de las instituciones velar por la gestión de los recursos medioambientales garantizando su conserva­ción, la recuperación y puesta en valor de las potencialidades que atesora su patrimonio natural y el aprovechamiento sostenible asociado a éste. En el mismo sentido es esencial favorecer y fomentar la viabilidad de las ex­plotaciones agroganaderas, la conservación de la biodiversidad y la provisión de servicios ambientales públicos así como otras actividades económicas compatibles para garantizar su supervivencia, recuperación y puesta en valor.

Objetivos operativos

Con el objeto de conservar, proteger y restaurar la dehesa extremeña man­teniendo sus tradicionales aprovechamientos ganaderos, biodiversidad, flora, fauna, suelo y paisaje, defendiendo sus recursos y potenciando su diversidad en el marco de un desarrollo rural sostenible, se contempla:

  • Promover la restauración, el mantenimiento, la regeneración, la diversificación y la circularidad en la dehesa.
  • Impulsar y facilitar la realización de actividades de diversificación productiva para fomentar la creación de empleo y contribuir a la cohesión social y territorial mediante la fijación de población al territorio.
  • Favorecer el asociacionismo empresarial para la comercialización con­junta de productos, las cadenas cortas y el desarrollo de la cadena de valor.
  • Diferenciar y poner en valor mediante certificación los productos de calidad y ecológicos obtenidos de recursos naturales por métodos tra­dicionales y sostenibles.
  • Impulsar actividades productivas complementarias y sostenibles de sectores como el bioenergético o el turismo.
  • Conservar, revalorizar y divulgar el patrimonio cultural, natural y genético.
  • Promover de forma coordinada e integrada la investigación, la transferencia tecnológica, la innovación y la formación integral.

Descripción de la propuesta

  • El sistema adehesado característico de Extremadura y de buena parte de Portugal permite aunar el aprovechamiento de los recursos y la preservación de la flora y fauna, siendo el sustrato de explotaciones ganaderas extensivas productoras de alimentos de gran calidad y reconocidos aprovechamientos cinegéticos. Se trata de un espacio de elevada biodiversidad y refugio natural de especies amenazadas que además proporciona una gran variedad de productos forestales, contribuye a fijar población generando puestos de trabajo y constituye un paisaje singular característico que confiere buena parte de la identidad regional de Extremadura. Representa un modelo paradigmático de transición a la economía verde y circular.
  • La conservación de tan valioso patrimonio natural y su biodiversidad deben ser sometidas a una evaluación constante, dada su alta fragilidad, y a un im­portante contingente de recursos técnicos, científicos y económicos que permitan dar continuidad a medidas que garanticen su conservación y sos­tenibilidad.
  • La dehesa se deberá gestionar de acuerdo con criterios de sostenibilidad con la finalidad de conseguir su mantenimiento y mejora, usar y aprovechar sus múltiples recursos y lograr que la explotación proporcione los bienes y servicio económicos, sociales y ambientales propios de este ecosistema.
  • Durante los próximos años será necesario diseñar una estrategia y un nuevo marco legal para mantener el ecosistema natural de la dehesa, con un en­foque integrado que permita la planificación de actuaciones para favorecer y potenciar su crecimiento, abordar nuevas actuaciones de investigación para garantizar su saneamiento y gestión y optimizar el aprovechamiento de sus recursos evitando su sobreexplotación.
  • En el marco de la política regional competente en esta materia y en el de la ESTRATEGIA DE ECONOMÍA VERDE Y CIRCULAR EXTREMADURA 2030 se impulsará el desarrollo de una nueva Ley y de un Plan General de la Dehesa, como instrumentos normativos y estratégicos de referencia, para ordenar cualquier tipo de intervención, evaluar la situación actual de la dehesa, programar medidas de conservación y promoción y aplicar indicadores medibles y evaluables que permitan realizar su seguimiento. Instrumentos que podrán ser revisados periódicamente con la incorporación de avances tecnológicos, modificaciones normativas relevantes u otros factores trascen­dentes en el marco de las consideraciones que establezca el futuro órgano extremeño de gestión de la dehesa.
  • La nueva Ley de la Dehesa abordará los principios rectores, la planificación y seguimiento de la política pública regional, la gestión y desarrollo sostenible, la programación de medidas de conservación, mejora y aprovechamiento, la protección del ecosistema, la investigación e innovación, la formación in­tegral, la gobernanza del territorio, la gestión sostenible, su puesta en valor como bien cultural, la financiación y la aplicación del enfoque de género.
  • El Plan General de la Dehesa Extremeña será el instrumento básico de planificación estratégica. Evaluable cada cuatro años, contendrá un diagnóstico de la situación y de la evolución con su correspondiente caracterización económica, ambiental y social, los objetivos, las metas cuantitativas y cualitativas a alcanzar durante su periodo de vigencia, la planificación de las líneas y actuaciones estratégicas a desarrollar para el cumplimento de los objetivos propuestos, las estimaciones presupuestarias para su ejecución y los indicadores de actuación y evaluación correspondientes.

Serán actuaciones prioritarias el mantenimiento y la mejora de las explotaciones, la inversión en diversificación, la regeneración de la cubierta arbórea, la aplicación de tecnologías de gestión, la obtención de productos ecológicos, la construcción de nuevas infraestructuras, el desarrollo de sumideros de carbono, el desarrollo de custodia del territorio, su función como banco de hábitats, el turismo sostenible, la creación de una marca de calidad para los productos de la dehesa, la promoción y certificación de su gestión sostenible, su carácter cultural y de patrimonio mundial, la producción de bioenergía, el modelo productivo de circularidad, el asociacionismo empresarial para la comercialización y el desarrollo de la cadena de valor, las cadenas cortas de comercialización, la aplicación de la investigación y la innovación en los sistemas adehesados, la formación para la gestión integral de las producciones y la divulgación de sus valores.

Agentes implicados

Son numerosos los agentes que intervienen en la gestión del ecosistema de la dehesa, para lo que se deberá articular un buen sistema de gobernanza y coordinación que contribuya a la coordinación y toma de decisiones relacionadas con el diagnóstico permanente, la conservación, la investigación y la gestión eficiente de los recursos naturales que alberga.

La Nueva Ley de la Dehesa de Extremadura constituirá una Mesa de la Dehesa, conformada por una representación de los diferentes ámbitos de la administración y de la investigación competente implicados en la deliberación y toma de decisiones relacionadas con los principios de gestión, revisión de planes, asesoramiento, coordinación o recomendaciones.

Será prioridad para la Administración Autonómica coordinar a las direcciones generales con competencias relacionadas con los recursos y poten­cialidades que ofrece el ecosistema de la dehesa, para conformar un buen sistema de colaboración y coordinación interinstitucional que facilite la participación del resto de agentes en las sesiones de Pleno y los diferentes órganos técnicos de trabajo en tareas relacionadas con la creación de riqueza, productos, servicios y empleo, financiación y normativa o investigación, así como aquellos otros que determinen los órganos de gestión y supervisión.

Algunos ejemplos de actuaciones concretas 2017-2020

  • Proyecto de Ley de Dehesa de Extremadura.
  • Mesa Regional de la Dehesa extremeña.
  • Catálogo oficial de dehesas de Extremadura.
  • Creación de un laboratorio de empleo y oportunidades de la dehesa.
  • Creación de una red de dehesas públicas y/ o colectivas singulares de Extremadura.
  • Creación de una red de dehesas privadas “dehesas de autor” singula­res de Extremadura.
  • Programa de formación sobre la gestión sostenible de las dehesas.
  • Programa de formación sobre la importancia de la dehesa.
  • Programa de formación sobre la puesta en valor de la encina “Apadrina una encina”.
  • Programa para la gestión sostenible de las dehesas extremeñas y sus productos, y promoción de dicha certificación.
  • Plan de cuantificación de la huella de carbono de la dehesa extremeña.
  • Proyecto PRODEHESA MONTADO. Proyecto de cooperación trans­fronteriza para la valorización integran de la Dehesa-Montado (POC­TEP). Fomentar la dehesa como sumidero de CO2.

Contacta

Participa en la Extremadura sostenible del futuro.

Not readable? Change text. captcha txt